Enviar
Bloqueos causaron situación crítica de desabastecimiento
Transportistas logran acuerdo con gobierno argentino

Los propietarios de camiones transportadores de cereales habían iniciado las protestas el 3 de junio

Buenos Aires
EFE

Los transportistas de granos de Argentina se comprometieron el viernes ante el Gobierno a levantar los bloqueos de rutas que realizan desde hace diez días y que han causado desabastecimiento de alimentos y combustibles.
El Ejecutivo dispuso, por su parte, una serie de medidas para “asegurar la libertad de circulación” y solicitó la “participación activa” de las autoridades de las provincias en las que persisten los cortes de carreteras.
Carlos Di Nuncio, titular de la Federación de Transportistas Rurales, explicó que la decisión fue tomada por el sector luego de que las entidades agropecuarias, en conflicto con el Ejecutivo desde hace más de tres meses, “ratificaron que se puede cargar cereal” destinado a la exportación.
Por su parte, Ricardo Jaime, secretario de Transporte, aseguró en una rueda de prensa que el cese de los más de 300 cortes de carreteras que realizaban los transportistas “obedeció a un pedido formulado por la presidenta” del país, Cristina Fernández.
Los prolongados bloqueos de caminos han llevado a una situación crítica a vastas regiones de Argentina, donde ya se siente la falta de combustibles y se agudiza la escasez de alimentos básicos, principalmente en el interior del país.
Los propietarios de camiones transportadores de cereales habían iniciado las protestas el 3 de junio pasado para reclamar al Gobierno que retome el diálogo con el campo y que los productores agropecuarios vuelvan a comercializar sus granos.
Tras el compromis
o asumido por los transportistas, el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, anunció que el Gobierno “cursó notas a los gobernadores” de las provincias en las que se registran bloqueos de carreteras, “solicitándoles su participación activa” en la normalización de la circulación de vehículos.
“Sin armas, sin represión, pero no vamos a permitir que se corten rutas”, dijo el funcionario antes de indicar que las fuerzas de seguridad han sido instruidas para “denunciar y, en caso de que así lo ordene la Justicia, despejar” los caminos.
La huelga comercial de los productores agrarios concluyó en la medianoche del pasado domingo, pero muchos mantienen retenida su cosecha en los campos para no convalidar los nuevos impuestos a las exportaciones de granos decretados por el Ejecutivo, que fueron los detonantes del conflicto rural hace tres meses.
Las organizaciones agropecuarias, que esperan que el Gobierno les convoque nuevamente al diálogo, fueron contactadas este jueves por el titular de la Confederación General del Trabajo -la mayor central obrera argentina-, Hugo Moyano, un aliado del Ejecutivo argentino.
Según publicó el viernes el diario Página/12, pese al conflicto, Argentina exportó en los primeros cinco meses del año 28,8 millones de toneladas de granos y subproductos, 893 mil toneladas más que en el mismo período de 2007.
Esos datos, procedentes de la Aduana, revelan que los exportadores percibieron, luego de descontar los polémicos impuestos, $10.399 millones, un 63% más que entre enero y mayo de 2007.
Ver comentarios