Enviar

Tecnología contra agresores

201307110923001.agresion.jpg
Gritos, empujones, golpes, malas palabras o violaciones son parte de los delitos que regula la ley de violencia doméstica en el país y por los cuales 1.261 personas fueron sentenciadas en los últimos tres años.

Muchas veces las mujeres o víctimas familiares solicitaban medidas cautelares o de protección contra el agresor, entre ellas mantener a la persona lejos de la casa y prohibirle cualquier tipo de contacto.

Sin embargo, del papel a la realidad existen limitaciones, por eso quienes reciben estas órdenes judiciales muchas veces las irrespetan y terminan cometiendo otros delitos contra la familia o sexuales.

Durante años la falta de una herramienta que pusiera a disposición de los jueces los expedientes de quienes agreden a sus familias o esposas limitó el accionar de las autoridades y retrasó algunos procesos de justicia que tenían como fin castigar estos delitos.

Las agresiones, las violaciones y el incumplimiento de deberes alimentarios son las causas que llevaron a más personas a prisión entre 2010 y 2011. La ley contra la violencia doméstica establece todos estos delitos dentro de la categoría de agresiones que viven a diario muchas mujeres y sus hijos.

Estas realidades no respetan clase social ni realidades económicas, las agresiones de diferentes tipos se dan en familias de bajos recursos, pero también en clases sociales más altas donde el dinero no es el problema.

Una solución para acelerar los procesos judiciales contra agresores y para tomar medidas de prevención contra ellos es la implementación de un sistema de registro que recoge los datos y las informaciones completas de quienes han enfrentado procesos judiciales por delitos de violencia doméstica.

Manuel Avendaño
[email protected]

Ver comentarios