Enviar
Banco Central analiza eventual alza, ante complicación económica en el sector externo
Tasas de interés podrían subir

• El repliegue de la economía de Estados Unidos plantea entorno menos amistoso para Costa Rica

Wilmer Murillo
[email protected]  

La posibilidad de aumentar las tasas de interés está siendo considerada por el Banco Central, lo cual podría quedar establecido en el nuevo programa monetario en elaboración.
Costa Rica mantiene actualmente tasas de interés pasivas en colones del 7%, lo cual sumado a una inflación del 9%, no se considera sostenible.
No obstante, la decisión plantea complicaciones para el Banco Central que deberá encontrar un balance a fin de no atraer capital especulativo, en busca de ganancias rápidas, pero revertir al mismo tiempo la situación de tasas reales negativas.
“Este acomodamiento va a requerir una combinación del tipo de cambio, tasas de interés y la inflación”, explicó Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
La situación actual, de intereses inferiores a la inflación, no es sostenible en el corto plazo, planteó el jerarca. “No es algo que se pueda sostener seis meses o un año”, precisó.
Aunado a ello se debe tomar en cuenta el repliegue de la economía en Estados Unidos.
Gutiérrez se refirió al tema ayer en una exposición ante empresarios asociados a la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (Amcham) sobre la economía de Costa Rica en 2007 y los retos para el próximo año.
En ese sentido, el Banco Central está preocupado por el actual esquema de tasas de interés, razón por la cual está buscando formas de poder interactuar con un balance de tasas de interés, variaciones cambiarias y el nivel de inflación.
De seguir la situación actual, algunos analistas prevén además que la gente empezaría a sacar capitales de Costa Rica. De ahí que Gutiérrez considera que la situación es complicada y requiere el estudio de diferentes opciones.
Aunque adelantó que el tema “es preocupante”, indicó que no puede adelantar qué se haría, porque en la junta directiva del Banco Central aún no se ha decidido nada al respecto.
Sin embargo, el alza en las tasas es una medida esperada a juicio de analistas, con el fin de fortalecer la estabilidad macroeconómica y reducir la inflación.
“No creo que en la situación actual de tasas reales negativas sea posible alcanzar el objetivo de llevar la inflación el año entrante a un 6%”, dijo Alberto Franco, economista consultor de Ecoanálisis.
En ese sentido, cuando las tasas reales son negativas como ocurre ahora, lo único que queda es recomendarle a la gente que se gaste la plata, porque dentro de 12 meses valdrá menos. “La verdad es que las condiciones actuales lo que hacen es estimular el gasto, y me parece que para que el Central mejore en sus posibilidades de controlar la inflación, un ingrediente clave es generar tasas de interés reales positivas”, añadió Franco.
El Banco Central mantiene para el año entrante la meta de bajar la inflación a un 6%.
“Seguiremos trabajando en reducir la inflación, “que tiende a golpear a los que menos tienen y no nos sentiremos satisfechos hasta tener una tasa similar a la internacional del 4% en 2009 ó 2010”, añadió.
A nivel económico, este año es catalogado como muy bueno para el país, con crecimientos cercanos al 6,5%, que no están concentrados en una única rama de la economía.
Destacan también el menor déficit de comercio de $2.341 millones en 2007 frente a $2.395 millones en 2006, los flujos de inversión extranjera que este año superarán los $1.500 millones y el menor nivel de endeudamiento respecto del Producto Interno Bruto.

Ver comentarios