Súmese al 1% y viva diez años más
Enviar

Los estadounidenses más ricos pueden esperar vivir por lo menos una década más que los más pobres… y esa brecha, al igual que la desigualdad de ingresos, sigue creciendo.

Nuevas investigaciones publicadas en el Journal of the American Medical Association muestran que los estadounidenses de más altos ingresos ganaron de dos a tres años de expectativa de vida entre 2001 y 2014, mientras que los ubicados en la base de la pirámide ganaron poco o nada. Numerosas investigaciones ya demostraron que la salud y la riqueza están relacionadas y que en general mejoran conjuntamente conforme se asciende en la escala de ingresos. Pero este año, las enormes diferencias de ingresos entre los estadounidenses y la progresiva desaparición de la clase media son cuestiones centrales en una virulenta campaña presidencial. La investigación que hoy publica JAMA muestra de la forma más cruda cómo las disparidades de riqueza se reflejan en la expectativa de vida y cómo ambas están empeorando.

Investigaciones realizadas el año pasado mostraron que la tasa de mortalidad está subiendo entre los blancos de edad mediana, en gran parte debido al suicidio, las sobredosis de drogas y el alcohol. Este trabajo, elaborado por los economistas de la Universidad de Princeton Anne Case y el Premio Nobel Angus Deaton, refleja las presiones económicas que sufren los blancos de clase trabajadora, lo que a su vez aumentó el ascendiente del republicano Donald Trump y su mensaje populista. El trabajo más reciente confirma la idea de que la desigualdad en los Estados Unidos –cuestión que también impulsa la campaña del senador Bernie Sanders en el bando demócrata- tiene consecuencias más allá de la riqueza y los ingresos.

Un hombre de 40 años del 1% superior puede esperar vivir en promedio hasta los 87 años. Se puede prever que su par del 1% inferior morirá en promedio antes de cumplir los 73 años. En el caso de las mujeres, que en promedio viven más, la brecha es menor pero de todos modos considerable. La expectativa de vida de las mujeres más ricas es de casi 89 años, unos diez años más que las más pobres.

Los autores –economistas de la Universidad de Stanford, el Massachusetts Institute of Technology, la Universidad de Harvard, la consultora McKinsey & Co. y la oficina de análisis impositivo del Tesoro de los Estados Unidos- utilizaron datos anónimos del Servicio de Impuestos Internos de 1.400 millones de registros de impuestos correspondientes a quince años y los compararon con los registros de defunciones de la Administración de Seguridad Social.

El cambio entre 2001 y 2014 muestra que los ricos gozan de un aumento de la longevidad mayor que el de los pobres. Los hombres del 5% superior de los asalariados ganaron más de dos años y las mujeres casi tres años. En el 5%  inferior, la expectativa de vida entre los hombres sólo se incrementó unos pocos meses y entre las mujeres lo hizo apenas.

En el comentario que acompaña la investigación publicada en JAMA, Angus Deaton expresó que “el infame 1%” recibe de diez a quince años más “para disfrutar de su vida de altos ingresos y pasar más tiempo con sus hijos y nietos y se aleja de todos los demás. La desigualdad en materia de salud refuerza la desigualdad de ingresos y quizá incluso una vida más larga esté a la venta”.



Ver comentarios