Enviar
Sábado 30 Julio, 2011

Sugerencias para la Caja

Hay que considerar la necesidad de llamar “usuario” y no “paciente” a todos los que utilizamos el servicio de la Caja Costarricense de Seguro Social.
La pasividad del paciente.
El concepto de usuario lleva más implícito. Paciente no solo va asociado con “el que espera” sino con el que acepta las cosas como vienen, o sea, pasividad y tranquilidad. Tanto es así que cuando un usuario de la Caja se queja, es mal visto no solo por el personal sino también por otros usuarios. Se necesitan usuarios activos, no pacientes, que estén vigilantes a las necesidades de los servicios y que actuemos como fiscales de la Caja, al fin y al cabo es un servicio pagado por todos.
No se trata de estar pegando gritos ni peleándose con el personal que nos atiende. Se trata de estar atentos, ver y observar, plantear y denunciar. Denuncias con soluciones posibles a los problemas que detectemos, sean estos aparentes o no. He oído desde hace muchos años las mismas quejas y pocos son los que las han denunciado. Insisto, no basta decir que hace falta esto o lo otro, hace falta proponer soluciones que aunque ingenuas como las que aquí tal vez he citado sirvan de base a los administradores de la Caja para solventar el problema real. Aquí se aplica el adagio “cuando el río suena es porque piedras lleva”.
El costo de las filas y la distribución de citas
Cuando he observado esas enormes filas en los servicios de la Caja principalmente para sacar primeras citas y en algunos otros, me pregunto si algún empleado de la Caja se habrá tomado la molestia de cuantificar el costo de tener 20 o 50 usuarios esperando una, dos o tres horas en cada clínica de la caja. Muchas de estas personas, sino todas, son trabajadores y no todos devengan un salario mínimo. El costo de estas filas es altísimo para el país.
Necesariamente tiene que haber un mecanismo que permita acabar o minimizar estas filas. He puesto en otras ocasiones el sistema de atención de Riteve como ejemplo al césar lo que es del césar. Antes de Riteve, era típico llegar a unas filas enormes en la Sabana o en talleres dizque para la revisión vehicular. Riteve implanta no solo un sistema de citas por teléfono sino usando medios modernos como Internet. ¿Se le podrá solicitar el sistema a Riteve? ¿En qué se diferencia atender carros a personas, con referencia a recursos que demandan? Las clínicas saben qué cantidad de médicos y de personal tienen disponibles para saber cuántas “líneas” de atención tienen en cada clínica. Saben cuántos pacientes promedio se pueden atender por hora.
Todavía quedan sugerencias por discutir, como el servicio social del médico, y el abuso con las cirugías.

[email protected]
José Ronald Argüello Venegas
Profesor catedrático retirado - UCR