Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Sociedad al garete

| Martes 15 diciembre, 2015


Las drogas “alucinantes” son un problema de salud pública al que se debe poner mucha atención, para lo que debe tenerse preparación

Sociedad al garete

Vamos por mal con la sociedad a veces tolerante, otras obligada a ceder. Quiero referirme a las drogas donde nuestra prioridad no coincide con el problema que representa el desmedido uso de los “carburantes alucinantes”, como la mariguana constituyendo un problema grave de nuestra salud pública.
El fiscal general de la República advierte que tengamos cuidado al escoger a las personas que nos representaran en febrero en las municipalidades, podría haber filtraciones.
El problema no solo es a nivel nacional, sino también internacional. Las drogas en general son atentados contra nuestra juventud pero, es la mariguana la puerta de entrada que lleva a otras sustancias cada vez más fuertes hasta finalmente, en poco tiempo, los deja aniquilados por completo, inservibles o enfermos si no es que muertos.
Los usuarios de mariguana por lo general, se inician en plena adolescencia; sin embargo, hay niños que la consumen, como el caso de una joven de 21 años que me dijo que ella tenía nueve años cuando comenzó a coquetear con la droga con conocimiento de sus padres.
El consumo muestra una tendencia de crecimiento permanente que hace necesario llevar un mensaje a la sociedad, a la juventud, en lugar de estar pensando que esta droga se legalice en el país.
Si eso pasara, detrás veríamos la apertura a todas las drogas que hoy día nos presentan los narcotraficantes. La mariguana como cualquier otra droga no es un juego, en la dosis que se consuma, puede resultar sumamente peligrosa por los efectos que produce en el organismo. Quitan el tiempo a nuestros diputados al ocuparlos en estudios para aprobar su uso habiendo otras necesidades en Costa Rica, como la ley del maltrato a los animales, aprobar presupuesto para modernizar al INCOFER, para disminuir la pobreza y, por supuesto, la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, comenzando por la mariguana.
Su uso terapéutico a mí, como médico, no me convence. Si se llegara a utilizar, tiene que estar muy bien reglamentado por el Colegio de Médicos y Cirujanos y el Ministerio de Salud Pública, quienes en cuyo caso, a través del uso de los recetarios de psicotrópicos deben saber en qué enfermos está indicada la mariguana, como sucede con la cocaína en usos anestésicos.
No es un ocurrente o un “perico de los palotes”, profesional o no, quien pueda recomendar su uso y el de otras drogas psicoactivas que producen daño a nivel del Sistema Nervioso Central.
Además, no son todos los médicos los que pueden recomendarla ya que esto es muy de especialidad para la que se necesita una supervisión médica. En este país la sociedad no puede seguir perdiendo batallas como nos ha pasado. Aquí se “encaraman en el trono” y ante los peligros y las verdaderas necesidades que tenemos, “si te he visto, ni me acuerdo”, un pendejismo con el que al parecer, nos hemos familiarizado.
Como dijera un Presidente: “Este es un pueblo que ya tengo domesticado”. Las drogas “alucinantes” son un problema de salud pública al que se debe poner mucha atención, para lo que debe tenerse preparación.

Eliseo Valverde Monge