Pedro Muñoz

Pedro Muñoz

Enviar
Jueves 19 Abril, 2012


Sin disidencia no hay democracia efectiva

En política (así, con minúscula, la tradicional, caudillista, clientelista, la que hay que desterrar) generalmente hay seguidores y se atacan o buscan silenciar a quienes disienten.
En Política, la transparente, responsable y participativa, hay seguidores, pero se acepta e incluso se procura la disidencia. “El que ama la corrección ama la sabiduría” (Proverbios 12:1).
¿Quiénes corrigen? —Quienes disienten. Ese es uno de los caminos para el mejoramiento continuo. A los políticos tradicionales, acostumbrados al apoyo irrestricto, les molesta la disidencia.
La Democracia no es de rebaños apacibles y obedientes. La Democracia es de seguidores críticos, que tienen como norte lo mejor, para todos, para el país.
Procesos que muestran el grado de Democracia y de disidencia política se están dando ya en el PUSC, con el grupo “Renacer Socialcristiano”, plagado y en ebullición de seguidores críticos, que cuestionan y proponen y ejecutan propuestas frescas y renovadas. Parece que también este fenómeno se da en el PLN, con “Alternativa Democrática Liberacionista” (ADELI) http://www.ameliarueda.com/contenido/articles/4457.html.
Para algunos en el PAC, la disidencia parece ser pecado dentro de la moralina o ética partidaria y seguir al líder tradicional es la regla. Aunque pareciera que hay un grupo que cree en un nuevo AMANECER del partido, por su proclama (http://www.slideshare.net/Moseaco/pronunciamiento-amanecer-plan-fiscal) se sospecha ser más de lo mismo: plegamiento, sumisión y declaración de un credo en su conocido caudillismo.

Pedro Muñoz
www.pedromunoz.cr