Enviar
Saprissa se comió el postre
Noche de fiesta para Mynor Escoe, que hizo cuatro goles

Cual niño goloso, Saprissa se comió el postre antes del plato fuerte, tras vencer anoche a un Orión que lució resignado por su impotencia en la cancha, y confiado en lo que pueda hacer su dueño en la mesa.
Si alguien en algún momento tuvo la esperanza de que los morados tuviesen algún problema con un Orión que se le cerrara, esa “duda” se esfumó en tres minutos.
En el primer tiro de esquina, Vega tocó en corto para el Paté Centeno, este cambió dentro del área para Castro y el ariete remató, rechazó Díaz y lo acribilló Escoe, mientras la defensa orionista fue tan solo el testigo más cercano de la acción.
El segundo vino de la conexión Tejeda - Escoe, al minuto 11, que permitió al 77 morado arribar con ventaja y vencer a un desamparado Díaz.
A Orión no le salían las cuentas, ni en las gradas muy vacías del Nacional (dicen que se vendieron unas 3.500 entradas) y menos en el campo, donde los rayados eran solo voluntad sin argumentos.
Saprissa esperó y al 31’ montó un contragolpe y de nuevo Castro, sirvió entre la defensa orionista que regresaba y otra vez Escoe llegó a la cita y demostró estar en una noche de aciertos, clavando el tercero a su cuenta y a la de su equipo, con un 100% de efectividad (de 3-3).
Un tiro libre de Morales, al que Díaz y su vertical derecho le cambiaron la dirección, impidió el cuarto gol morado antes del receso.
Orión volvió al partido con más agresividad y con Quiñones, y entonces Adrián Marrero bombardeó el marco morado en dos ocasiones, una desviada y otra que le sacó Bolívar.
Todo volvió a la normalidad al 59’, luego de que Russell hiciera temblar el horizontal de Díaz, y que Guzmán fuese derribado por Julio Cascante dentro del área, penal y ¿a quién se lo dieron?, por supuesto, a Escoe y el cuarto adentro.
La honra la logró Ronny Chaves, al 69’, adelantándose a Jordan Smith, tras un saque de esquina. No obstante, Saprissa volvió a la carga y Juan Manuel Morales con remate cruzado al 78’, anotó el quinto y pudieron ser más, pero Díaz y los postes lo evitaron.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios