Enviar

Dice la RAE (Real Academia Española) que el ruido es un “sonido inarticulado, por lo general desagradable”.  A nivel de comunicación podríamos decir que “el ruido” es cualquier cosa que interfiera con un mensaje que se transmite de un emisor a un receptor.A nivel mercadológico estamos desde noviembre en la época, a mi parecer, con más ruido publicitario de la estacionalidad, pero es más que entendible por las siguientes razones:

  • MODO. Todos los públicos de interés de casi todas las marcas andan en “modo gastar” + un estado emocional de compartir y regalar que hace que las marcas quieran aprovechar esta época.
  • AGUINALDOS. Más allá del modo, también debemos considerar que es la época del año en donde más gastamos dinero porque obviamente, es cuando más dinero tenemos.
  • EXPOSICIÓN. El tema de ser una época de vacaciones (algunos más que otros) y compras nos hace exponernos como públicos a más medios, tiendas e impulsadores de compra.
  • TIEMPO. En diciembre la gente que estudia ya está libre… los que trabajan empiezan a “cerrar” sus proyectos desde inicios de diciembre y esto hace que también tengamos más tiempo para revisar redes sociales e interactuar con la web en busca de regalos y referencias para nuestras compras.

    El reto de las marcas es crear contenido que sobresalga y minimice el efecto “ruido” que se genera en el fin de año con propuestas más sensibles (con esto me refiero a más apegadas al gusto y preferencia de sus públicos de interés) o productos más innovadores, pero que no quede duda que la “saturación” de mensajes o la excesiva oferta de publicidad es más que justificada.

Pura Vida.

Ver comentarios