Foto 1
Foto con fines ilustrativos. Shutterstock/LaRepublica
Enviar

Luego del discurso presidencial del pasado 1° de agosto, en el que Luis Guillermo Solís anunció problemas de liquidez para hacerles frente a las obligaciones del Gobierno central, las luces de cómo mitigar riesgos financieros por el déficit fiscal se encendieron para empresarios e inversionistas.
A eso se le deben añadir las medidas tomadas por el Banco Central en mayo pasado para aumentar el premio por invertir en colones (subir tasas).
En un clima país con problemas financieros, hay que comprender que existen cuatro riesgos predominantes a los cuales enfrentarse.
Estos son: un aumento en las tasas de interés, o una mayor volatilidad en el tipo de cambio, así como un faltante de liquidez en la economía y hasta una desaceleración de la colocación del crédito.
El panorama financiero para los próximos meses es diferente si usted es inversionista o si es empresario, por esto tiene que evaluar a cuál de estos riesgos se enfrenta en mayor proporción para poder mitigar riesgos.
Además habrá que poner atención a que si Hacienda logra la autorización para endeudarse afuera como lo pretende hacer respecto a lo que presentó el jueves pasado en el Plan de Endeudamiento para el segundo semestre, ya que ello podría variar la estrategia (este miércoles tendremos un especial de Inversionista para ver estas acciones).

Riesgo con alza en tasas de interés

Como inversionista, por el momento lo mejor es mantener una buena proporción de su portafolio en activos de corto plazo para aprovechar el futuro aumento de las tasas de interés.
El problema de liquidez que afronta Hacienda hará que ajuste sus tasas al alza, a pesar de que en el plan de endeudamiento piensa colocar más bonos a tasa fija, la realidad es que el mercado está buscando más los de tasa variable.
Para el inversionista, el instrumento variable Tpras (más buscado en el primer semestre) no debería ser tomado, si lo que busca es tener liquidez, ya que negociarlo en mercado secundario sería difícil, por no tener cómo hacer una valoración a precios de mercado correcta, han indicado varios especialistas.
Se podría esperar hasta un incremento de dos puntos porcentuales en las tasas en colones en los próximos 12 meses, esto si no hay arreglo fiscal o aprobación de endeudamiento externo, indican varios expertos (ver gráfico).
Para el empresario, es momento de buscar créditos a tasas fijas, negociar en este momento cuando todavía las tasas son bajas es una buena opción. En especial si tiene una importante deuda en tasa variable y en una moneda que no es igual a la de sus ingresos.
Quienes están endeudados en tasa variable (Tasa Básica Pasiva más equis puntos), ya este año han experimentado un aumento de aproximadamente 150 puntos básicos.

Riesgo de tipo de cambio


Invertir en dólares podría también ser bueno, ya que se espera que continúe una leve devaluación de la moneda —al menos en el corto plazo— mientras no se apruebe una nueva emisión de eurobonos, lo que ocasionaría un efecto contrario a la apreciación.
Por ello los inversionistas podrían obtener ganancias cambiarias colocando una parte de sus portafolios en dólares. Incluso se podrían revisar las emisiones de Central Directo que está dando mejores tasas que otros colocadores en moneda extranjera.
Para el empresario hay una diferencia importante si se ubica en el sector exportador y turismo o si es un importador.
Para el importador, el riesgo cambiario es fundamental, por lo que es aconsejable acumular de manera paulatina y ordenada los recursos que se requerirán para atender los pagos externos del cierre del año o inicios del próximo.
Para exportadores o empresarios turísticos, mientras la devaluación continúe —aunque sea pequeña, se espera un 5% para final de año (ver gráfico)— siempre será ventajosa. Pero cuidado, ya que si se aprueba una emisión de bonos externos o cualquier otra que traiga nuevos dólares a la economía, eso induciría a una baja en el tipo de cambio, golpeando la competitividad de estos sectores, como ya sucedió entre 2012-2015.

Ponga atención a los riesgos de liquidez y crédito

Hay que verlos por separado, pero tienen que ver uno con el otro.
Para los empresarios es la disponibilidad que existe de crédito en la economía, para los inversionistas es la capacidad que tienen de vender los bonos del Gobierno que poseen en mercado secundario, en especial si ven que las tasas de interés están subiendo.
Es posible que, con estos problemas de liquidez, el Gobierno utilice en gran parte los recursos disponibles en el mercado, por lo que disminuiría la cantidad de dinero que está “en la calle”, algo que golpearía la producción nacional (ver gráfico de liquidez).
Puede ser que el Gobierno se tome más tiempo para liquidar facturas para los que son proveedores o que algunos proyectos se pospongan, algo a lo que deben poner atención los empresarios en los negocios.
Es adecuado —tanto para empresarios, como inversionistas— mantener una mayor proporción de liquidez, que la habitual.
En cuanto al crédito, se debe tomar en cuenta que cuanto menor sea la liquidez, menos serán los recursos para prestar, y tomando en cuenta que las tasas de interés suben —en ambas monedas— se tomaría una deuda mayor.

 

Ver comentarios