Enviar
En abril se conocerá futuro de plan fiscal
Rechaza Sala IV reclamo contra nuevos impuestos

Vía rápida no violentó plazos de discusión, ni derechos de diputados

El camino para la aprobación del plan fiscal quedó ayer casi libre de obstáculos, cuando la Sala IV rechazó dos acciones de inconstitucionalidad contra el proyecto.
Con cuatro votos contra tres, los magistrados determinaron que la vía rápida utilizada por los legisladores para discutir el paquete de impuestos es legal, pues no violentó los derechos de los diputados, ni los plazos razonables para debatir.
Así las cosas, para que el proyecto se convierta en ley, tan solo falta que supere un obstáculo más.
Se trata de dos consultas hechas a la Sala IV por los legisladores opuestos a los nuevos impuestos y que básicamente, ya estaban contenidas en las acciones de inconstitucionalidad rechazadas.
Durante la tercera semana de abril a más tardar, se conocerá en definitiva el futuro del plan fiscal y se procedería con su eventual votación en segundo debate.
“Creemos que es una ratificación de que en la democracia las mayorías pueden decidir una fecha de votación, validando un procedimiento que lucha contra el secuestro legislativo”, explicó Carlos Ricardo Benavides, ministro de la Presidencia.
Al conocer la noticia, Laura Chinchilla manifestó que es “un triunfo frente al filibusterismo parlamentario”.
La reacción del Gobierno se debe a que durante años, los partidos que se oponen a nuevos impuestos, frenaron su aprobación, al bombardear los proyectos con miles de mociones.
En vez de los dos años que duran en promedio los magistrados para pronunciarse sobre este tipo de asuntos, tan solo requirieron cuatro meses.
“Yo he sido crítico de la Sala, pero quiero reconocer que en esta ocasión, se está poniendo a la altura de los tiempos, de la situación económica y fiscal del país, al dar esta resolución y no esperar los dos años que dura en promedio”, indicó Luis Gerardo Villanueva, jefe de fracción de Liberación.
El plan fiscal es el proyecto estrella del Gobierno y a través de él, pretende reducir el elevado déficit que el año pasado cerró en 4,4% de la producción.
Para lograrlo, introduce la renta global y un Impuesto al Valor Agregado del 14%, que prácticamente gravará todos los bienes y servicios.
Asimismo, incorpora un impuesto de hasta el 15% sobre las utilidades de las empresas que se establezcan en zonas francas a partir de 2015.
Mientras que en el Poder Ejecutivo la algarabía fue la tónica, la extrañeza acompañó a quienes están en contra del plan fiscal.
“No puedo emitir criterio en virtud de que no conozco la resolución. Soy respetuoso de lo que diga la Sala, y no quiero cuestionar por qué resolvió tan rápido o las razones para resolver en contra”, expresó Luis Fishman, jefe de fracción de la Unidad Social Cristiana.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios