Enviar
Productos hortícolas son los más afectados
Agro perderá más de $40 millones por lluvias
Consumidores con pocas opciones para sustituir alimentos caros

La constancia de las lluvias que caen sobre el país no solo golpea las cosechas de los agricultores nacionales, sino que hace lo mismo con los bolsillos de los consumidores.
Solo entre los horticultores ya se calculan pérdidas de $40 millones, aunque es probable que ese monto ascienda a un nivel más alto, una vez que el agua ceda y los productores puedan ingresar a sus campos.
Otro factor que los golpea, es que solo una minoría de los agricultores cuenta con seguro de cosecha.
Como consecuencia de esas pérdidas, habrá escasez de muchos productos en los próximos meses, así que es de esperar un aumento en los precios al consumidor.
Los productos más afectados son aquellos que requieren mayor intervención del productor, sobre todo en los campos localizados en la Gran Area Metropolitana.
Entre ellos destacan los vegetales de hoja —como lechuga, repollo, apio, culantro y brócoli—, así como tomates y tubérculos.
Otros cultivos más resistentes, como el café, la caña de azúcar y el arroz aún no reportan pérdidas, pero podrían pasar a engrosar la lista de bienes afectados.
La situación es el resultado de las intensas lluvias, pues imposibilitan alimentar los campos o siquiera trabajarlos.
“La saturación de los suelos impacta la productividad generando estrés en las plantas, y esto las hace más susceptibles a enfermedades. Las aplicaciones de productos para combatir esto, no se pueden hacer porque se lavan con la lluvia”, indicó Luis Felipe Arauz, analista agroalimentario de la Universidad de Costa Rica.
Organizaciones de productores evalúan el estado de los campos para determinar cuánto daño han hecho las pertinaces lluvias.
“Hay pérdidas por todo lado; las plantas están escuálidas y las productividades por el suelo. En toda parte encontramos caminos dañados y eso ni siquiera nos deja llegar a las parcelas. Solo en café hay 10 mil hectáreas que podrían sufrir por ojo de gallo y eso traería pérdidas altísimas”, explicó Guido Vargas, secretario de la Unión Nacional de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Upanacional).
El impacto más fuerte lo han recibido los hortícolas, cuya producción ha sufrido una disminución de al menos el 50%, dijo Giovanny Masís, presidente de la Corporación Hortícola Costarricense.
“Si se iban a producir 35 mil lechugas por hectárea, ahora esa productividad si acaso llegará a 15 mil. Las papas, zanahorias, cebollas y brócoli también han sufrido en esa dimensión”, agregó.
Con esas cifras, las pérdidas de los productores serían de al menos ¢20 mil millones ($40 millones), según el análisis de Upanacional.
Lo que sucede en el campo tiene un impacto directo en los consumidores, pues casi automáticamente ha elevado los precios.
Estimaciones apuntan a que el costo de algunos productos agrícolas se incrementaría entre un 30% y un 40% en los próximos días.
Incluso ya se dan algunos casos en artículos como el tomate, lechuga y otras legumbres, afirmó Adrián Mora, gerente de Logística de Perimercados.
Frente a esta situación, las principales cadenas de supermercados están conscientes de la necesidad de implementar planes que permitan mantener los precios estables.
“Hemos previsto una forma de amortiguar el golpe a las existencias y por ende a los consumidores; vamos a trabajar con agricultores que producen hidropónicamente y en invernadero”, sostuvo Mora.
Por su parte, el otro gran competidor en ese nicho de mercado —Hortifruti Walmart— indica que está garantizado el suministro de hortalizas, verduras y frutas a sus puntos de venta, y se mantiene alerta para tomar las medidas necesarias, para garantizar la mejor suplencia a sus clientes.
Ambas cadenas coincidieron en que el efecto podría ser peor. Lo anterior por cuanto los mercados alternativos para esos productos son Centroamérica y México, y en ambos se reportan pérdidas enormes a raíz del mal tiempo.
“Por ser un país productor, los enlatados tampoco son una opción. El precio y el gusto del consumidor nacional los eliminan automáticamente, pues se perciben como un producto gourmet”, comentó Mora.
Ante el panorama, no se vislumbran mayores opciones para el consumidor.
“Desde hace mucho se hizo evidente la falta de interés del Gobierno en fortalecer al sector productor, para que esto no suceda. El consumidor está totalmente expuesto ante la escasez, pues no hay opciones: o paga los precios o se priva de consumir los productos”, puntualizó Gilberto Campos, vicepresidente de Consumidores de Costa Rica.

Ernesto Villalobos
[email protected]

Ver comentarios