Pedro Oller

Pedro Oller

Enviar
Martes 6 Enero, 2009

Por si fuera poco

Pedro Oller

Los augurios para 2009 son sombríos. Los retos, en su mayoría financieros, son mayúsculos. En general, por lo leído en estas páginas y por la actitud de empresarios y emprendedores con los que uno conversa, nos ceñimos al optimismo y a la cautela para hacerle frente a este nuevo año.
Me encantó la columna de ayer de Nuria Marín, en especial el cierre en palabras de su abuelo: No aflojar. Aun cuando el panorama, ahora también político, se cierna en nuestro futuro inmediato, no podemos ni debemos aflojar.


Con el anuncio de la posible precandidatura de Epsy Campbell en el PAC, hasta el más incrédulo debe terminar de convencerse que este año será político. ¡En adición a todo lo demás!
El panorama en ciertos frentes es muy claro: En el Movimiento Libertario, la perenne candidatura de Otto es indiscutible. En el PUSC, el caudillo ha vuelto al ruedo y, solo un resultado adverso en el proceso penal que finalmente se inició el año anterior, podría dar al traste con una postulación de don Rafael Angel.
Hay otros, sin embargo, mucho más difusos. En el partido de gobierno, hay cuatro precandidaturas (me pareció leer que había una quinta, pero no estoy seguro) y de ellas solo dos tienen peso estadístico según las encuestas. En el PAC, el potencial de doña Epsy hace preveer una dinámica partidaria muy diferente a la que nos tiene acostumbrado un partido personalista.
Predigo, porque dejó de venir Soraya de Persia, que el peso más importante de estas contiendas se sentirá en Cuesta de Moras. Y, además, que la producción legislativa estará condicionada e hipotecada por el clientelismo.
En la fracción del PLN, por ejemplo, ya están claramente definidos quienes apoyan al chinchillismo y quienes no. Esto no implica, necesariamente que estén con el arayismo de don Johnny. ¿Qué pasará con los indecisos y qué pasará también con los hermanos Arias que se perciben distantes en preferencias preelectorales?
En el PAC la cosa se complica. ¿Volverá Andrea ahora que alguien más le hace la contra a Ottón? Y, en lo que respecta a la fracción, ¿como se alinearán entre las dos tendencias?
En lo que respecta al PUSC, ¿sanarán las heridas y retornarán quienes se distanciaron del partido luego de la elección de don Luis Fishman como su presidente?
Para seguir con las preguntas, ¿cuáles serán las plataformas de campaña ahora que finalmente el TLC con Estados Unidos ha entrado en vigencia? Por ejemplo, ¿cómo incidirá esta realidad entre quienes conforman el Movimiento Patriótico y cuál será su fórmula presidencial y su alineación parlamentaria?
Me matriculo con doña Nuria y no aflojo. Nada más sumo a la incertidumbre lógica de un nuevo periodo de 12 meses, al entorno internacional, la crisis económica mundial, una contienda político-electoral que espero nos enorgullezca y no sume a la confusión.