Foto 1
Enviar

Plataforma para invertir en arte atrae al financiamiento colectivo


Las plataformas en línea y las redes sociales están facilitando más que nunca la inversión en obras de arte originales.
Art:i:curate, un emprendimiento con sede en Londres y en Nueva York, introduce métodos de financiamiento colectivo para proveer fondos a los artistas emergentes, ofreciendo, a todo aquel que desee, acceso a la inversión en arte.
Por tan sólo $10, los coleccionistas florecientes pueden comprar una participación en la obra de un artista y luego compartir, con el creador y otros patrocinadores, los beneficios en una futura venta.
Hasta el momento, se han visto atraídos 160 artistas para colocar a la venta obras en la plataforma.
"Es la primera plataforma de financiamiento colectivo que permite a los artistas recaudar fondos para su trabajo y compartir las ganancias de las ventas con sus clientes", dice Irina Turcan, una ex banquera de inversión y cofundadora de Art:i:curate.
Estamos alterando la forma en que funciona el mundo del arte, reinventando el modelo de galería y permitiendo que todo el mundo se convierta en un patrocinador del arte contemporáneo.
En espíritu, es algo como Kickstarter para el mundo del arte –donde los inversores aseguraron que Art:i:curate ha seleccionado sólo los artistas que a su juicio tienen un futuro importante.
El artista vende inicialmente un 40% a las masas, recibiendo dinero por adelantado para financiar la continuidad de su trabajo, mientras que la pieza terminada es exhibida y eventualmente vendida.
En el punto de venta, el artista luego recibe otro 30% del precio final, y el resto del dinero va a la multitud de los inversores, deduciendo las comisiones para la plataforma.
Art:i:curate calcula que si un inversor coloca $100, debería obtener más de $150. Pero eso es sólo cuando la obra de arte se vende -si se vende- al precio marcado. Por lo que existe un riesgo.
El modelo cambia la relación del artista con las galerías de arte, que por lo general representan al creador, organizan las exposiciones, atraen a los compradores y obtienen por lo menos el 50% de las ventas resultantes en concepto de comisión.
Las plataformas en línea y los medios sociales están, en cambio, mejorando la forma de operar de las galerías, según Epstein.
Artsy, con sede en Nueva York, también pretende lograr que el arte del mundo sea más accesible, aunque el punto de precio es un poco más pronunciado: las piezas suelen comenzar en $100 (en comparación con $10 de Art:i:curate).
La mayor parte de las piezas cuestan entre $1.000 y $5.000, pero los precios pueden subir a más de $10 millones.

Ver comentarios