Pistorius, cinco años a prisión
El atleta australiano, acusado de homicidio involuntario, podrá solicitar la libertad condicional en diez meses.Pie de foto/ Mujahid Safodien-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Pistorius, cinco años a prisión

201410212334291.a2.jpg
El atleta australiano, acusado de homicidio involuntario, podrá solicitar la libertad condicional en diez meses.Mujahid Safodien-AFP/LA REPÚBLICA
El atleta Óscar Pistorius fue condenado a una pena de cinco años de prisión como culpable de un delito de homicidio por dispararle a su novia, la modelo Reeva Steenkamp, sentencia que pone punto final a un juicio que ha durado más de siete meses.
La sentencia, leída en audiencia pública por la jueza del caso, Thokozile Masipa, estima que Pistorius abrió fuego a través de la puerta cerrada del baño contra Steenkamp, a la que según su versión, aceptada por el tribunal, había confundido con un intruso.
Masipa desestimó condenar al corredor a una pena de arresto domiciliario como pedía la defensa, que alegó que el atleta, que tiene las piernas amputadas, no podría recibir la atención adecuada en una cárcel sudafricana por su condición de discapacitado.
La magistrada cree que los abogados de la defensa exageraron la vulnerabilidad del atleta, y que las prisiones del país pueden garantizar un tratamiento apropiado de presos con “necesidades especiales”.
“Una sentencia sin custodia enviaría un mensaje erróneo a la sociedad, pero una sentencia larga no sería apropiada”, indicó la jueza, que resaltó también la necesidad de no dar la impresión de que “hay una ley para los pobres y desfavorecidos y otra para los ricos y famosos”.
El fiscal solicitó una condena de al menos diez años para Pistorius, quien en Londres 2012, corriendo sobre unas prótesis de carbono, se convirtió en el primer corredor que competía en unas olimpiadas con atletas no discapacitados.
Expertos legales aseguraron que el corredor podría obtener la libertad condicional cuando haya cumplido (diez meses) de la sentencia.
Tiene “bastantes posibilidades” de cumplir el resto en libertad vigilada si tiene un buen comportamiento en prisión, aunque la decisión deberá ser tomada en su momento por las autoridades penitenciarias.
La lectura de la sentencia pone fin a la enorme expectación levantada por la suerte del corredor, que ha protagonizado las conversaciones de sudafricanos de todas las clases, razas y condiciones durante más de un año y medio.

Pretoria/EFE



Ver comentarios