Parmalat sufre y el litro de leche baja a un dólar
La fuerte competencia de los productores lácteos de Australia llevó el precio de esos productos a la baja, en perjuicio de los industriales europeos. AFP/LAREPúBLICA
Enviar

Cualquier industria resulta insustentable si solo puede llegar a un punto de equilibrio o si da pérdida


Parmalat sufre y el litro de leche baja a un dólar 

El establecimiento de productos lácteos de Tim Bale llegó a su punto de equilibrio en seis años mientras las fusiones de los establecimientos de proceso y la competencia entre los supermercados Coles y Woolworths Ltd. llevaron abajo el precio de las leches. Por ende, hace 14 meses, decidió saltar al intermediario.
“Los establecimientos de proceso de leches acordaban con Woolworths y luego venían con nosotros y nos bajaban el precio”, dijo por teléfono. “Así que le escribí a Woolworths y dije: ’Les vendemos la leche y esto es mejor que lo que ya consiguen’”.


Los productores en la industria láctea de Australia, valuada en $4.000 millones australianos (US$4.000 millones) se dirigen a los acuerdos directos con los supermercados que controlan el 80% del sector de alimentos del país, ya que el hecho de que la leche se venda a 1 dólar australiano por litro (US$3,92 por galón) comprime las utilidades.
Esta situación supone una amenaza para los establecimientos que procesan leche, como Kirin Holdings Co., Parmalat SpA y Fonterra Cooperative Group Ltd.
“Coles y Woolworths tiene tal cantidad de poder de mercado que se hace difícil para los proveedores poder hacer una ganancia”, dijo Nick Green, vocero del grupo que representa a establecimientos procesadores y productores de leche, la Australian Dairy Farmers (Lecheros de Australia). “Cualquier industria resulta insustentable si solo puede llegar a un punto de equilibrio o si da pérdida”.
La industria lechera de Australia se remonta a 1788, cuando cuatro vacas, un toro y un ternero desembarcaron en Sidney para dar alimento a la colonia carcelaria británica, que fue el primer asentamiento europeo en esta tierra.
Desde entonces, el país vio los volúmenes de exportación multiplicándose más del doble. Esto se debe principalmente al aumento repentino de la demanda de Asia, que desde 2000 levantó el consumo diario global en un 27%.
El cambio hizo que las inversiones se movieran hacia las empresas de lácteos.
En Kirin, que es la fabricante de bebidas más importante de Japón, los lácteos australianos y las bebidas sin alcohol componen el negocio de ultramar más grande, con ventas en grupo por un 9,4%.
El país también es la segunda región más importante para Parmalat, ya que representa cerca del 20% de la facturación y supera en ventas a su lugar de origen: Italia. Fonterra tiene su sede en Auckland, Nueva Zelanda, y tiene su inversión extranjera más grande localizada en Australia y un 14% de los activos del grupo en ese país, según los datos recabados por Bloomberg.
La internacionalización podría no haber sido de gran ayuda para que los establecimientos procesadores puedan enfrentarse a los supermercados australianos, que vienen bajando los precios desde que Coles bajó, por primera vez, la leche a US$1 por litro en enero de 2011, dijo Ben Craw, quien es director de los consultores PPB Advisory (Sidney).
Las ganancias en la unidad australiana de Parmalat cayeron un 83% durante el primer trimestre de 2011 después de que la minorista recortara “drásticamente” los precios por leche comercial de marca, dijo el director de administración Antonio Vanoli en mayo de 2011.

Bloomberg


Ver comentarios