Enviar
Viernes 20 Febrero, 2015

Nuevas ideas, con un camino recorrido

Considero conveniente realizar las aclaraciones pertinentes a la nota “Mismas ideas, poca ejecución”, publicado en este medio el 12 de febrero de 2015, pues contiene información inexacta.
Para empezar, es erróneo el pretítulo y lo descrito al inicio del artículo, pues el Consejo Presidencial Económico (CPE) empezó sus labores desde el 22 de mayo del 2014 y a la fecha ha realizado 23 sesiones. Dicho Consejo fue ratificado en el Decreto 38536-MP-PLAN publicado en La Gaceta el 20 de agosto del 2014, lo cual evidencia la confusión del autor del artículo, quien informó que este Órgano Colegiado es una comisión cuyo inicio se remonta a pocos días atrás.
Cabe recalcar que el CPE es un ente que trasciende la conformación de una comisión, cuenta con una estructura propia a cargo del Comisionado Presidencial Económico y está bajo la coordinación directa del Primer Vicepresidente de la República.
Derivada de esta confusión, se informa erróneamente que el CPE está conformado por los jerarcas de tres instituciones: Ministerio de Hacienda, MIDEPLAN y Banco Central de Costa Rica; cuando en realidad está integrado por esos jerarcas más el Primer Vicepresidente de la República y los responsables del MINAE, MICIT, MEIC, COMEX, MAG, ICT y BCCR. 
Desde nuestra perspectiva, el periodista confundió en su artículo a todas luces las labores del CPE con las asignadas a la recién creada Comisión de Análisis y Seguimiento de los Proyectos de Inversión, la cual se encargará de incentivar la obra pública mediante seguimiento y asesoría a las unidades ejecutoras de los proyectos de obra pública. En el contexto que ha definido el CPE, esta Comisión pretende un mejor uso de los recursos públicos para un mayor crecimiento y generación de empleo.
Otro de los elementos que es necesario aclarar es la citada falta de concordancia entre la meta de crecimiento del CPE y el programa macroeconómico del BCCR. El crecimiento estimado por el BCCR utiliza como insumo los datos que suministran las unidades ejecutoras sobre los proyectos ya en proceso, bajo una programación establecida de egresos que no consideran todas las medidas de apoyo a la producción que el Gobierno está poniendo en marcha. En contraste, las metas del CPE incorporan este escenario pasivo y el aporte al crecimiento que puede lograrse al incentivar la ejecución de obra pública en el corto plazo.
En su nota el periodista considera que el CPE debe actuar como unidad ejecutora, lo que según lo expuesto anteriormente no tiene fundamento. Lo mismo si el objetivo era atribuirle dicha función a la Comisión creada recientemente pues con ella se busca únicamente generar lineamientos y asesoría para mejorar la formulación, gestión, evaluación y seguimiento de proyectos de inversión pública. Desde el inicio de esta Administración se detectó la ausencia de una oficina que llevara a cabo estas tareas.
Desde el Despacho de la Primera Vicepresidencia lamentamos que el periodista no haya consultado antes sobre la información publicada, pues con todo gusto hubiéramos evacuado las dudas sobre el CPE y la Comisión de Análisis y Seguimiento de los Proyectos de Inversión, lo que hubiera permitido publicar datos más precisos y veraces. Aclaramos que los canales de comunicación con el CPE están abiertos para todos los formadores de opinión que deseen conocer sobre los planteamientos de política y acciones que discute el Consejo.

Mariano Segura Ávila

Comisionado del Consejo Presidencial Económico