Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 11 Octubre, 2016

Periodista español destroza a Sergio Ramos

Everardo Herrera reprodujo este análisis de la prensa española, lamentablemente anónimo pero franco, directo y valiente. No lo comparto, pero me encantó.
Así es como debe escribir un periodista deportivo pero que lo firme. Veamos.

“El defensor Sergio Ramos, está en el ojo del huracán. Su actuación en el partido con Italia no fue el mejor y cometió un penal que le generó muchas críticas.

Ignoro de dónde proceden las loas y los hechizos que salen de algunos mandarines del fútbol español con respecto al infame futbolista en que se ha convertido Sergio Ramos.

En una exhibición sobresaliente de la selección en tres cuartos de partido, llega el abominable Ramos y comete un vil penalti de los que continuamente nos tiene acostumbrados. Cicatero con su responsabilidad, pérfido con su concentración, destroza un triunfo que la selección se había ganado por mejor juego, mejor técnica y bastante más percepción de un fútbol moderno que la mediocre Italia, que aún así había encajado sólo un gol por culpa del viejo Buffon, con una salida a lo Casillas, otro amigo de Ramos. Ambos metas decimonónicos se deberían ir de la mano hacia la jubilación más digna.

Un equipo no puede depender de semejante indigente defensivo en pésima forma, con ese desdichado olvido con la realidad. Ramos se ha convertido en un peligro y pone en taquicardia a sus equipos, como se demostró en el sprint final ante Italia.

Al ver el lance de Turín comprendes dos situaciones obvias. La primera es que Italia no juega a nada. Pésimo conjunto azzurro, a la deriva con ese estúpido sistema de tres defensas y siete centrocampistas, que sólo puede confundir a un marqués rudimentario como Del Bosque. Un mal sistema que no alardea de inteligencia futbolística, ni para adelante, ni para atrás. Puede que la llegada de ese viejo técnico que es Ventura haya sido una desgracia.

El segundo silogismo es que Lopetegui ha entrado con pies de oro en esta selección. Domina la táctica, la posicionalidad del equipo, el típico acordeón de un grupo que posee una armonización magnífica. El problema es que Busquets no está como antes y en segundo lugar, aunque se prefiera a Diego Costa, el ariete del Chelsea es como una granada de mano a la que nunca se le quita el seguro. Morata, en fin, es tan sólo un pírrico proyecto de goleador. No sé lo que ocurre, pero jugar con él de punta es jugar con uno menos”. Amén.