Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 13 Junio, 2012


Había que ganar y se ganó.
El 4-0 es aplastante y elocuente y manda el análisis al cajón de la basura.
Resucitamos tras el tropiezo en La Sabana y se reactiva la clasificación.
El entorno de la Tricolor se llena de paz y tranquilidad y entonces se puede preparar el partido con México en setiembre bajo perspectivas más optimistas, sobre todo que se contará con el aporte de Bryan Ruiz, al que llaman nuestro referente.
Guyana muy modesto.
Rival cómodo y accesible, cenicienta del grupo.
Muy positivo que Costa Rica lo haya goleado en su tierra con un marcador más amplio que el que México le endilgó en la suya.
México 3 Guyana 1.
Guyana 0 Costa Rica 4.
Hay que esperar para ver cómo les va a los cuscatlecos con los guyaneses, pero ya a México le ganamos el primer round, en este conteo de goles que pueden definir las eliminatorias cortas. Pareciera que el que le meta más goles a Guyana tendrá más chance de sobrevivir y en esto hemos empezado bien.
Gracias a Alvaro Saborío por su efectividad; en esta ocasión no dejó escapar ninguna oportunidad y se enamoró en tres ocasiones de los cordeles. La forma de los goles no es de relieve; lo que interesa es que los metió y por sus aciertos le dio confianza y tranquilidad al desarrollo del partido que se puso muy favorable a los intereses patrios.
En nuestra Nota de ayer imploramos para que el cuerpo técnico de la Selección, tuviera la capacidad de detectar los yerros que se mostraron con El Salvador en varias zonas del equipo y corregirlos con nuevos rostros. La presencia de Giancarlo González, José Miguel Cubero y Mauricio Castillo, refrescó y mejoró los diferentes departamentos y permitió que Campbell jugara más unido a Saborío, una súplica de nuestros análisis de siempre.
Agrada mucho que Costa Rica le pase por encima y borre de la cancha a un rival muy inferior; molesta cuando no tenemos la capacidad de desaparecer del terreno de juego a un rival mediocre. Guyana pagó caro su incapacidad como equipo, ante un rival que lo destrozó en su propio patio y que impuso las reglas del juego.
Eso sí, afirmar que con esta victoria recuperamos los puntos perdidos con El Salvador es absurdo; ese par de unidades hay que ir a recuperarlas en el Azteca o en el Cuscatlán. Lo que hicimos ayer fue sobrevivir e impedir con el 4-0, que se nos escapara Brasil 14 apenas a la hora del desayuno.

[email protected]