Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 11 abril, 2012



Ozzie Guillén metió los escarpines y por la boca muere el pez.
Millones de personas en todo el mundo piensan y opinan igual que él.
Respetan y aman a Fidel Castro.
Por lo que sea o como sea, miles de seres humanos consideran a Fidel un tipo admirable.
Pocos tiranos y dictadores en el planeta gozan de esa admiración que genera el caudillo cubano.
El problema para Ozzie fue que lo dijo nada más y nada menos que en La Pequeña Habana, en el sur de Florida, donde habitan desde hace más de 50 años miles de exiliados cubanos que detestan a Castro y a su régimen.
Lo peor es que el venezolano acaba de iniciar la temporada como nuevo piloto de los Marlins y ahora se le vino el mundo encima.
Guillén voló anteanoche de Filadelfia, donde juega su equipo a Miami para pedir disculpas a la comunidad cubana y ahí se enteró de que enfrenta una suspensión de cinco partidos dictada ayer por los Marlins por sus comentarios.
“Me duelen un montón de sentimientos de la gente, muchas de las víctimas”, dijo Guillén. “Me he disculpado dos veces y lo dije en serio”.
“Yo digo muchas cosas y nunca me disculpo, pero ahora tengo que hacerlo porque hice las cosas mal. Me voy mostrar a la comunidad que yo los apoyo al 100%”.
Los Marlins reconocieron la gravedad de los comentarios atribuidos a Guillén y en un comunicado dicen: “El dolor y el sufrimiento causado por Fidel Castro no puede reducirse al mínimo, especialmente en una comunidad llena de víctimas de la dictadura.
Las observaciones del Sr. Guillén fueron ofensivas para una parte importante de la comunidad de Miami y no tienen cabida en nuestro juego”.
Ahogado en lágrimas, Guillén agregó: “En esta sala, lo que he visto en el pasado todo fue bien. Era el día de apertura. Todo el mundo contento. Ahora estoy sentado aquí, unos días después muy avergonzado y triste”.
En seguida intentó aclarar sus comentarios: “Yo estoy en contra de la manera en que Castro trata a la gente y la forma como ha tratado a su país durante mucho tiempo. Estoy en contra de eso al ciento por ciento”.
Sin embargo, la reaccionaria dirigencia cubana como que no come cuento y no cree en las disculpas de Guillén. “Está tratando de salvar su vida. Que se vaya. Fin de la historia .... te equivocas, te vas”, dijo uno de ellos.
Más allá de pedir perdón, Guillén también pidió a la ciudadanía centrar su desprecio hacia él y no a la organización de los Marlins.

[email protected]