Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 13 Marzo, 2012


Se han publicado muchas entrevistas en prensa, radio y televisión sobre la situación del Herediano; primero, por el bajonazo que sufrió el equipo, que se vino a pique casi con idéntica formación con la que llegó a la final del torneo anterior.
De hecho, el único jugador titular que se marchó fue Olman Vargas y de la formación estelar permanecieron Cambronero; Obando, Salazar, Montero y Calvo; Cubero, Cancela, Andrade y Cordero y Núñez adelante.
Nadie ha podido explicar públicamente a qué se debió el bajonazo del “Team”, un equipo que el domingo pasado sentó a cuatro de estos estelares jugadores y volvió a la victoria contra Limón. El tema entonces cambió. Ya nadie preguntó por qué el equipo jugaba tan diferente a la temporada pasada, sino que se preguntó por qué no alinearon a Andrade, Cancela, Cordero y Núñez. Los involucrados dan respuestas distintas.
Cabe preguntar, por ejemplo a Víctor “Mambo” Núñez, si le tienen el salario y los premios al día, lo mismo que a sus compañeros, pregunta que no parece tonta si recordamos el derrumbe que sufrió Liberia Mía con el mismo equipo con el que campeonizó, en el arranque de la siguiente temporada.
El presidente de los liberianos es el mismo que ahora preside al Herediano.
Su etapa como dirigente ha estado salpicada de problemas y confrontaciones con sus empleados, por atrasos salariales y otras yerbas que tienen que ver con dinero.
Tengo la impresión de que ese bajonazo de juego de los estelares florenses, que se convirtieron en el mejor equipo del Invierno, es consecuencia de un bajón en los ingresos de sus respectivas billeteras. Solo así me explico que un jugador como Cordero todavía no haya metido un gol, si hace poco los hacía en cada juego y que Andrade, ya fuera del equipo, parecía un principiante deambulando sin alma en los encuentros, luego de ser pieza clave del engranaje de Soto la temporada anterior.
La dirigencia del Herediano les cortó las alas para que viajaran al extranjero. ¿Qué les ofrecieron para quedarse? ¿Elotes o dólares?
Y si se ofrecen premios por partido ganado, por gol anotado, por servicio prestado o por tiro de esquina bien hecho, pero ese premio no aparece; algunos se desmotivan, sobre todo aquellos que solo juegan por plata y vale un comino el color del uniforme de turno.
Por ahí anda la cosa, mi querida mariposa.

[email protected]