Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 5 Marzo, 2012


El inicio de la segunda vuelta del Torneo de Verano se convirtió en un ciclón; un vendaval que se llevó en su recorrido el invicto del líder de la clasificación, Pérez Zeledón, que vio al Saprissa empatar con el ahora “colero” Puntarenas; al Cartaginés dejar dos unidades en el Fello Meza, tres equipos ocupantes de los cuatro primeros lugares de la tabla, tsunami que igual se llevó en su sendero destructivo al Herediano, víctima del único inquilino de la parte alta del puntaje que sonrió, ganó y convenció: Santos de Guápiles.
Jornada de arranque que en el papel favoreció mucho al campeón Alajuelense que descansó y que desde la llanura, vio como los rivales a los que debe superar en la clasificación si desea pasar a la segunda fase, con excepción de Santos, perdieron unidades.
De los cuatro equipos que ocuparon posiciones clasificatorias al terminar la primera vuelta, tres perdieron puntos, lo que es buena noticia para todos los demás, sobre todo para la Liga que no jugó y ahora tiene un chance de descontar tres puntos, pero igual Belén, que doblegó al líder guerrero, le quitó el largo invicto y pone a los discípulos de Vinicio Alvarado a solo cuatro puntos del codiciado cuarto lugar.
Los belemitas le meten al Alajuelense seis puntos de diferencia con un juego más y se enfrentan este fin de semana, rivales directos en choque de drama, como serán la mayoría de enfrentamientos que se vienen en este campeonato tan caliente e inusual, no por los méritos que han presentado Pérez Zeledón y Santos, chicos metidos a grandes, si es que de verdad son chicos y hay de verdad grandes, sino, que es un certamen caliente por el derrumbe de los dos finalistas del campeonato anterior, Alajuelense y Herediano que no levantan cabeza.
La costumbre dicta que los “cuatro grandes” deben ocupar los primeros lugares, como sucedió la temporada anterior, pero ahora solo hay dos arriba, Saprissa y Cartaginés y dos intrusos: Pérez y Santos.
¿Por dónde diablos se van a colar manudos y florenses?
Cada fecha trae sus propias respuestas; la de ayer fue trepidante, incluso por el meritorio triunfo de Orión, que lo saca del último lugar y le da oxígeno para tratar de huirle al descenso que aritméticamente aún no es suyo.

[email protected]