Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 16 Julio, 2011


Me agradó más el trabajo de David Guzmán en Copa América que el de Celso Borges en Copa Oro; eso no quiere decir para nada, que a uno hay que dejarlo y al otro hay que quitarlo. Digo esto porque muchos “analistas” piden la exclusión de la mayoría de legionarios para las eliminatorias.
Opino igual que muchos; los mejores jugadores de cada país son los que contratan en el extranjero, con las excepciones de rigor, de manera que no se trata de botar la mano de obra calificada, solo porque los “güilas” jugaron mejor o menos mal que los “consagrados”.

Uncaf, Copa Oro y Copa América nos dejan una zona de retaguardia ordenada que se debe mejorar y un primer talón de Aquiles en la zona de volantes de marca. Celso Borges no luce cómodo en la posición. Se notan mejor instalados y entusiasmados, Guzmán y José Miguel Cubero que Celso, asunto de edad, ilusión y proyección internacional.
Ricardo La Volpe tiene que hacer un trabajo duro en esa zona; él es el estratega y el que debe valorar en qué se acierta y se falla. En todas las competencias, la Selección Nacional ha quedado debiendo en esa parte vital de cualquier formación, donde se supone que los mediocampistas deben, además de arropar a los defensores, recuperar los balones con buena marca y hacer el traslado hacia la zona de ataque.
Cuando se juega con tres defensores centrales y carrileros, como lo ordena La Volpe, usualmente los entrenadores prefieren usar solo un volante de marca o de contención; de hecho los carrileros que juegan adelantados refuerzan la medular, aparte de que están formados tres defensas centrales y no dos.
Toca a don Ricardo resolver este acertijo.
Lo que cuesta comprender, a pesar de las explicaciones sobre este caso que ha dado el técnico argentino, es la ausencia de Michael Barrantes, el mejor lanzador del fútbol nacional. En un equipo que ha carecido de creatividad por el flojo rendimiento de Bryan Ruiz y Cristian Bolaños, el no utilizar a un futbolista que con sus buenos filtros y servicios largos como Barrantes, se puede saltar la cintura para apoyar al ataque, parece un lujo que Costa Rica no puede darse.
En fin, en esta zona del equipo, la contención, Ricardo La Volpe debe laborar mucho para hallar la fórmula (los jugadores) que le den al seleccionado una mayor cohesión. Este es, de atrás hacia delante, el primer punto débil de la formación.

[email protected]