Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 7 Junio, 2011


El director técnico de la selección de Cuba o tiene pocos conocimientos del fútbol o pecó de ingenuo; la forma en que paró a su equipo a partir del segundo tiempo fue suicida y desde luego que Ricardo La Volpe lo remató.
Don Raúl, que así se llama el estratega antillano, paró a sus tres centrales en la mitad del campo y no habían sus jugadores de terminar los calentamientos, cuando tenían dos más en la jaula. Pases largos de Bryan Oviedo y Junior Díaz a Marco Ureña y Heiner Mora ubican a los tricolores cara a cara con el buen portero Molina, se lo bailan y anotan.
México también metió un gol en situación idéntica, un filtro largo al Chicharito, quien corre y vence la salida del desafortunado portero, Montes.
Sin duda que El Salvador le opuso mayor resistencia a México que Cuba a Costa Rica; con un poco de suerte, los cuscatlecos pudieron meter un par de golcitos de cabeza en la primera parte. El balón, caprichosamente rondó los postes del portero Ochoa.
Vino en la segunda parte el gol de carambola de Juárez, con mucho de suerte y los centroamericanos se hundieron y el “Tri” se montó, goleó y alborotó el cotorro de las urracas parlanchinas que por la noche, desde Dallas y en los diferentes espacios a los que los ticos, masoquistas al fin, son muy afines, retornaron a su viejo y gastado discurso de que el fútbol mexicano está sobrado en Concacaf y que ellos están para Copa América o Libertadores.
Desde luego que agregaron que el “Chicharito” Hernández está perdiendo su valioso tiempo en este torneíto del área y pidieron descansarlo contra Cuba, para que llegue fresquito al partido “importante” ante los ticos. Finalmente, y no podía ser de otra manera, demeritaron el triunfo de Costa Rica ante los cubanos.
Retornando a la tricolor, sin duda que la presencia de tres caras nuevas en la formación titular que se midió con Cuba y que no jugaron ante la Sub 23 de Nigeria, que fueron Bryan Oviedo, Cristian Bolaños y Marco Ureña, le dieron al equipo de La Volpe otra cara en la cintura del grupo que le permitió a Alvaro Saborío jugar mucho más acompañado, sobre todo por Ureña que es un delantero nato y que un técnico puede alinearlo de portero, que el muchacho va a aparecer a cada rato en posición de ataque.
En todos los partidos con La Volpe, se ha mantenido una idea de juego; un esquema; un sistema, la debilidad de Cuba permitió mejorarlo, aceitarlo. Ahora a esperar como carbura ante El Salvador.

[email protected]