Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 23 mayo, 2011



“Si usted gana diez colones y su patrón le ofrece pagarle dos colones en un nuevo contrato, ¿qué significa?”.
“Eso no es una renegociación; eso es que a usted le están diciendo que se vaya, pero no se atreven a decírmelo en la cara”.
“Si no me quieren que me lo digan, pero a mí me tienen que respetar mi trayectoria”.
Palabras más, palabras menos, fue lo que manifestó Alonso Solís unas horas antes de que firmó por una nueva temporada con el Saprissa, tras varias negociaciones calientes.
Es un hecho que al “Mariachi” ni le van a pagar los diez colones que ganaba, ni los dos pesos que le ofrecían. ¡Qué tal si lo dejamos en cinco pesos!
Sin embargo, lo que vaya a recibir don Alonso por su firma, es un detalle doméstico, intrascendente para los seguidores del Saprissa, la Ultra ama a Solís y su calidez fuera del campo es un imán que atrae al grueso de la afición morada que lo idolatra.
Pero los analistas, quienes siguen el fútbol sin apasionamiento; los seguidores del Saprissa serios y no apasionados, no están para nada interesados en conocer el monto final del contrato del diez morado, sino lo que verdaderamente interesa.
Y el tema prioritario de Alonso Solís no es su sueldo: son sus rodillas.
Han pasado algunas cortas temporadas después de que Alonso se lesionó y fue intervenido quirúrgicamente y, por suerte, ha podido seguir jugando al fútbol, pero su carrera está llena de interrogantes.
Si el cuerpo médico del Saprissa, que lidera un profesional de enorme prestigio como el doctor Willy Gálvez, avala que Alonso entrene, se uniforme y juegue, es porque sus rodillas responden.
Pero, si sus rodillas responden y siendo un jugadorazo, como lo es… ¿porqué los últimos técnicos del Saprissa le quitaron la titularidad y solo juega por ratos?
Calidad le sobra… ¿no serán sus rodillas?.
Si Alonso Solís está recuperado de sus rodillas, sus patronos debieron respetarle el contrato, porque es un futbolista de clase; peso si la nueva dirigencia morada sabe internamente que este jugador ya no puede dar más de lo que ha dado en las últimas temporadas, debió tener la valentía de cesarlo y prescindir de sus servicios como hizo con otros compañeros de Alonso.
Si lo que pesó para renovarle fue su nombre y el amor de su pueblo, Saprissa dio otro paso en falso. Las medias tintas no conducen a nada.

[email protected]