Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 02 mayo, 2011



Por un lado traicioné a mi amigo Daniel Casas, al no creerlo capaz de hacer el milagro, a pesar de que sé de memoria su forma de actuar y pensar. Muchos días juntos en Montevideo, durante la Copa América 1995, que ganó su país con Héctor Núñez como técnico, me permitieron asimilar y nutrirme de su forma de ver el fútbol.
Debí creerlo capaz de forjar con sus discípulos, ese milagro que pronosticó el 98% de la prensa deportiva, nosotros incluidos, necesitaba San Carlos para eliminar al Saprissa; los toros lo lograron sin traicionar en un metro de zacate, su hermosa forma de jugar al fútbol que vienen practicando desde que Daniel asumió funciones de estratega y entrenador.
San Carlos es un equipo ordenado tácticamente; desde su par de medios de marca y recuperadores, Montoya y Acosta para atrás, juegan de forma sincronizada; su cuarteta de centrales, titulares y suplentes es estelar: Monguío, Bello, Alvarado y Arriola; además portero de Selección Nacional y carrileros como Valverde, Mora y Portuguez de oficio. Como arquitecto emerge el mejor jugador del campeonato: Alvaro Sánchez (ojo La Volpe, no lo suelte); y completan el coro el resucitado Erick Scott, el pura pimienta Kevin Cunninghan y otro que sabe mover redes, Juan Chente Solís.
Debimos pensar y analizar con frialdad, que con esta clase de obreros, el profesor Casas podía cumplir la faena, personalmente no lo creíamos posible y estábamos seguros de que el Saprissa saldría avante en su parcela. Nos equivocamos.
Solo como un comentario externo, nos parece que el Saprissa fue vendido en un momento inoportuno; bien pudieron esperar las partes el final del torneo.
Donde sí acertamos en pleno fue en el otro lado y vamos a echarnos flores.
El miércoles anterior escribimos algo así: “Jugando de técnicos y para enfrentar al Herediano, a la Liga le era ideal jugar con líbero (el primer partido que perdieron), que pudo ser o Luis Marín o Elías Palma para jugar a la espalda de Giancarlo y Acosta. Además, al estar lesionado Meneses, la lógica dictaba jugar con tres centrales y carrileros en lugar de improvisar a Guzmán por la izquierda. Se pudo abrir a Sancho o Clark por el carril derecho; jugar con tres centrales y alinear a José Salvatierra por la izquierda donde ya lo vimos en alguna otra ocasión”.
Repasen cómo formó Alajuelense el sábado y comprenderán nuestro acierto.
¡Aplaudan, chavalos!
[email protected]