Logo La República

Lunes, 29 de noviembre de 2021



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Lunes 04 abril, 2011

Gaetano Pandolfo

Terminamos con los análisis del trabajo de los diferentes departamentos de la Selección Nacional en su partido contra Argentina.

Ya lo dijimos: Keylor Navas, extraordinario.

Dennis Marshall y Johnny Acosta se jugaron un enorme partido; Celso Borges ayudó mucho a Acosta en el sacrificado trabajo de la medular, a la hora de presionar, sin marcas fijas a los talentosos mediocampistas argentinos.

Nos agradó mucho la labor de Oscar Duarte; al joven defensor del Saprissa no le tembló la pierna, no le pesó el uniforme y jugó un partido de irrespeto a la jerarquía de los Pastore, Sosa y Gaitán que lo proyecta bien hacia el futuro y le da la razón a La Volpe de su consistencia en las convocatorias. De los jugadores no legionarios, Duarte, Grant, Mora, Chiqui Brenes y Elizondo han sido los de mayor continuidad. Duarte canceló con creces esa confianza.

Don Ricardo manifestó que apenas estaba conociendo a Tuma Martínez y que le impresionó su forma de marcar, igual reconoció que en ofensiva, poco o nada aporta el italiano. Así que dejémoslo que marque.

A Heiner Mora le faltó creérsela más, como lo hicieron Acosta y Duarte; no jugó con la soltura como lo hace en el campeonato local y uno que sí quedó debiendo en las dos confrontaciones fue Bryan Oviedo. Jugó a un nivel inferior de partidos y convocatorias anteriores.

Michael Barrantes tiene una virtud; sus servicios filtrados en ataque; con ese detalle técnico que sobraba en futbolistas de épocas anteriores como Murillito, Danilo Montero, Gámez, Chinimba Rojas, Pato López, Paté Centeno, a don Michael le ha bastado para ser casi indispensable en la tricolor y jugar cómodamente en Noruega.

Ricardo la Volpe tiene que trabajar muchísimo para juntar y poner a caminar, pero unidos, los talentos de Bryan Ruiz y Cristian Bolaños; Costa Rica depende para aumentar el volumen de juego ofensivo de este par de mediocampistas. No pueden aislarse, no pueden esconderse; deben juntarse, buscar la pelota y ser mucho más protagónicos en cada partido.

Ruiz y Bolaños surgen por cuentagotas y Costa Rica necesita flujo y chorro de buen fútbol, para que entonces, Alvaro Saborío no se vea tan solo, aislado y fajándose ante tres o cuatro defensores que normalmente lo secan a pesar de la potencia de nuestro ariete.

Poner a funcionar ese tridente: Ruiz, Bolaños y Saborío es un trabajo urgente para el cuerpo técnico.


NOTAS ANTERIORES


¡Pronta recuperación Maestro!

Lunes 15 noviembre, 2021

La Nota de Tano no se publicará en los próximos días por complicaciones de salud de nuestro columnista,







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.