Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 9 Diciembre, 2010


Patrick Pemberton reconoció en una entrevista reciente, que un grueso sector de seguidores del Alajuelense no le perdonan lo que muchos consideraron un mal trabajo suyo en aquel juego de vuelta de un clásico, cuando la Liga llegó con ventaja de 2-0 al Ricardo Saprissa y en menos de media hora, los morados resolvieron el asunto anidándole tres “pepinos” al marco rojinegro.
¡Bueno!, ahora le llegó a don Patrick el momento de la revancha y nada mejor que hacerlo luciéndose en la final del campeonato.
Supongo que los costarricenses están saturados con los previos de la final; al atrasarse 15 días debido a la elección de alcaldes, la prensa deportiva ha inundando la cabeza de los aficionados con todo tipo de informaciones.
Ultimos títulos de los dos equipos; los últimos técnicos campeones; las últimas alineaciones; el intercambio de camisetas entre jugadores de estos dos clubes; quienes eran manudos y ahora son florenses y a la inversa; los viejos, los nuevos; los que debutan, los que repiten; análisis, vaticinios, el color del zacate, los premios; los precios de los boletos; las lesiones, en fin, una marejada en la que no ha quedado absolutamente nada oculto. El costarricense que no esté hasta el copete de la final vive en otro planeta.
Ayer comentamos algunas características de los mediocampistas de los dos equipos; hoy me quiero apuntar a otro dato que tiene que ver con dos actores de la final.
Se trata de José Salvatierra y Christopher Meneses, los jóvenes carrileros del Alajuelense; Meneses irrumpió primero en el panorama estelar del campeonato y rápidamente su buen fútbol lo llevó a la Selección Nacional. La oportunidad que le ofreció Popeye Herrera y el hecho de que Luis Roberto Sibaja le cortó la titularidad a Carlos Castro, le abrieron las puertas a Christopher y el joven la aprovechó al máximo. Sin embargo y para mi gusto, en los últimos cinco o seis partidos de la Liga, Salvatierra ha jugado mejor que Meneses y puede ser, por esas cosas extrañas que suceden en nuestro fútbol, que el joven José no llegue a la tricolor tan rápido como su compañero de equipo o nunca.
Con este par de muchachos se puede repetir la historia de Marvin Rodríguez y Tulio Quirós en el más grande equipo del Saprissa. Marvin siempre fue estrella y seleccionado, Tulio, tan bueno como su compañero, no fue valorado igual.

[email protected]