Logo La República

Sábado, 24 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 28 septiembre, 2010



Supongo, y no tengo por qué pensar lo contrario, que los integrantes de “La Garra”, barra brava del Herediano, fueron transportados desde el estadio Eladio Rosabal Cordero hasta el estadio Carlos Ugalde por un bus contratado por alguien, que es de suponer también está ligado a la dirigencia florense, escoltado por seis motorizados del Tránsito costarricense, que les abren camino para que no se topen con ningún tipo de obstáculos y dificultades en la ruta.
No vaya a ser que los detenga alguna presa ahí por Zarcero y lleguen tarde al coliseo.
Digo esto, porque en la Nota de Tano del pasado lunes 30 de agosto denuncié que un bus repleto de seguidores del Herediano, específicamente parte de su barra brava, fue guiado por una escolta de motorizados tanto a la ida como al regreso del Fello Meza; fui testigo presencial de que no cancelaron el peaje (supongo que por la escolta) y además, estos motociclistas uniformados de negro, unos metros después del peaje, arrinconaron a varios automovilistas, dentro de los que me incluyo, a un lado de la pista para dar paso al bus de los fanáticos heredianos.
Manifesté en aquella Nota que ni la señora presidenta de la República, Laura Chinchilla, tendría este privilegio.
Desde luego que mi denuncia o comentario cayó en el vacío; nadie de la directiva del Herediano me respondió; nadie aclaró nada; absolutamente nadie se sintió aludido y tampoco, nadie de la Dirección de Tránsito tuvo la gentileza de publicar alguna aclaración.
¿Por qué este privilegio para esos pachucos?
¿Quién cancela la gasolina y los viáticos de los motorizados?
¿A qué se debe esta protección que igual se le da a otras barras bravas de otros clubes?
¿Por qué no las dejan libres y que se destruyan entre ellas?
¿Por qué la gente decente tiene que ceder espacios públicos en beneficio de estos energúmenos?
¿Cómo hacen para entrar a los estadios borrachos y drogados?
¿Se emborrachan media hora antes de que se inicie el partido o ya vienen ebrios en el bus que los lleva a todo meter al estadio?
Después de la tragedia, los clubes se lavan las manos, pero cuando se escriben advertencias (Nota de Tano 30 de agosto) o se toca el tema antes de la voladera de patadas, se hacen los “majes”. En San Carlos no le partieron la cabeza a alguien solo por mala puntería.
[email protected]