Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


NOTA TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 02 septiembre, 2010



Finalmente Bryan Ruiz no se movió de Holanda.
Un sector joven del periodismo deportivo costarricense lo tenía ubicado desde hace rato en el Real Madrid, Barcelona o Manchester United, pero no se dieron las cosas.
Lástima que el talentoso futbolista de Alajuelita, quien desde que puso un pie en una cancha de primera división mostró cosas distintas, no pudo emigrar a un club más vistoso en Europa.
Personalmente soñaba mirándolo uniformado con la camiseta celeste del Nápoles y con el número diez a su espalda, heredero de la que glorificó en ese club, Diego Maradona. Los calabreses tienen mucha simpatía por el equipo napolitano por razones geográficas.
Nápoles está muy cerca de donde arranca la zona calabresa, que desde luego ha sido representada también en el calcio por Reggio Calabria, Palermo, Sicilia y otras representaciones sureñas.
Algo sucedió en el entorno de Bryan Ruiz que le impidió moverse a un club superior; desde Costa Rica es casi imposible conocer las verdaderas razones para que el hábil futbolista costarricense, que hizo méritos de sobra en el fútbol tulipán para ser considerado en mejores escenarios, finalmente se quedara con el monarca de Holanda.
Siempre consideré que su precio no era alto para clubes grandes de Europa; para un Sevilla comprar a Ruiz no significaba ningún riesgo en su tesorería, de manera que si el ahora capitán de la Selección Nacional, no fue comprado por el Nápoles o el Villarreal, habrá que buscar los motivos fuera de billetera.
Otro detalle que llama la atención, es por qué Bryan Ruiz a pesar de su extraordinario papel en la liga holandesa, no pudo abrir ese mercado a futbolistas costarricenses, que son muy baratos si se compara precio con colegas de otras nacionalidades. Por ahora solo el portero Esteban Alvarado jugará en ese teatro.
No deja de ser extraño que los agentes futboleros no hayan vuelto ojos e intereses en el mercado costarricense, con la excelente estampa que escribe Bryan Ruiz, o quizá sí se han movido y dado la vuelta por Tiquicia, sin que muchos nos diéramos cuenta y aparentemente, no encuentran nada atractivo en el mercado local.
Los goles de Bryan obligarían a que mínimo, unos cinco jugadores costarricenses figuraran en la liga holandesa, pero esto no se da. Como que el extraordinario testimonio de Ruiz, no ha alcanzado.

[email protected]