Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 28 Agosto, 2010


Todo el sector que adversa el fichaje de Ricardo Lavolpe, va a aprovechar cualquier espacio que le ofrezca el día a día del fútbol nacional, para atacar la decisión de Eduardo Li de firmarlo al alto costo que se convino.
Ya escuchamos decir que mejor ese dinero que supuestamente se va a desperdiciar con el entrenador argentino, se lo demos a Nery Brenes para su mejor preparación.
Por cierto, aplausos a Nery, un atleta espectacular y un “bicho raro” como ser humano. Nos agradan muchísimas de sus expresiones y nos sentimos honrados como costarricenses, por su oro enorme de ayer.
Si pedimos que el dinero que se va a ganar Lavolpe se lo demos mejor a Brenes, pidamos también al Vaticano que abra su museo, subaste sus joyas y reliquias y se las regale a los huérfanos e indigentes de Pakistán.
El mundo no es perfecto. El mundo es imperfecto; es injusto y hasta tonto. ¿Cómo explicar si no que ayer, alguien ordenó demarcar el sector de Y Griega y centro comercial del sur a las 11 a.m.? Cerraron un carril y desde luego, quienes veníamos conduciendo desde la iglesia de San Francisco de Dos Ríos, duramos dos horas para llegar a Plaza González Víquez. ¿Son las 11 a.m. de un viernes, una hora adecuada para remarcar un señalamiento vial?
Esto no es culpa de Lavolpe; ni de Nery Brenes.
Luego del lanzamiento de flechas y lanzas al cuerpo de Eduardo Li, por darle el dinero a Ricardo en lugar de a Nery, ayer el cuerpo de detractores hizo fiesta con nuevo argumento.
¡No hay dinero para traer legionarios a enfrentar a Jamaica y Panamá!
¿Cómo entonces le van a pagar a Lavolpe?
Y tronaron los 184 programas deportivos de radio.
Un tema riquísimo para despedazar al jerarca federativo, que obligó desde luego al posterior comunicado oficial que lo aclaraba todo. “No se iba a gastar en transporte más de lo que se ganaba por los dos partidos”.
Argumento sencillo y lógico; absolutamente razonable.
Ahora… ¿por qué Ronald González habló más de la cuenta?
¿Para qué dijo que no convocó más legionarios por falta de dinero? ¿Falló la comunicación previa entre las partes involucradas?
Pero lo peor y conociendo la honestidad del “Carasucia”: ¿quiso provocar adrede un enfrentamiento y con qué propósito? Esto sí sería grave, sobre todo si son réplicas a lo sucedido con la novela Lavolpe.

[email protected]