Redacción La República

Enviar
Martes 17 Agosto, 2010





En zona de Concacaf, Ricardo Lavolpe es un director técnico de lujo.
Aunque no haya sido y posiblemente jamás será visor de FIFA, como Rodrigo Kenton o recientemente, Alexander Guimaraes en el Mundial en Sudáfrica, al argentino de hechura mexicana solo le falta ser el técnico de la selección de Estados Unidos, para ocupar una posición más encumbrada de las que ha ejercido en la zona donde habita y se mueve el fútbol costarricense.
Me parece risible que los ticos nos preocupemos tanto para saber cómo le van a pagar, si es que lo firman. Si don Ricardo firma, el problema de inmediato pasa a ser de los dirigentes y no del resto de la población. El resto de la población debe dedicarse a otras cosas.
¿Si se ficha a Lavolpe, está segura la clasificación a Brasil 2014?. Desde luego que no.
Perfectamente, a este entrenador le puede ir mucho peor que a Kenton en una primera fase de la eliminatoria e igual la prensa y la presión del público lo puede botar en las primeras de cambio.
Nosotros los periodistas deportivos “jodemos mucho” y hemos sido copartícipes y corresponsables de muchos de los descalabros de la Selección Nacional. A mí nadie me quita de la cabeza que fuimos de los mayores responsables del derrumbe de la tricolor en la segunda vuelta de la eliminatoria, cuando no tuvimos la capacidad de analizar en su verdadero entorno, las palizas que se llevaron Liberia y Herediano en la “Concachampions”.
Inundamos el vestuario de la Selección de pavor y el entrenador de turno no tuvo capacidad emocional para sacar al grupo del derrumbe mental.
Por eso, si yo fuera Eduardo Li y si Lavolpe firma, lo blindaría de los ataques de la prensa y la afición, ofreciéndole en el contrato una indemnización millonaria en caso de que haya que destituirlo, para qué, paradójicamente, le sirva de coraza para que sea casi imposible echarlo y así pueda trabajar en paz toda la eliminatoria.
Algo similar a lo que pasó con Crucitas. Cuando don Alfio Piva publicó el monto millonario de indemnización (falso o verdadero), no hubo más remedio que seguir el baile hasta que la Sala IV decida.
Si Lavolpe u otro firma, pero para echarlo hay que darle una millonada de dólares, quizá los periodistas calmamos las críticas y eso, indirectamente va a favorecer la continuidad del técnico y paramos de tajo ese cáncer de botar entrenadores cada dos derrotas.

[email protected]