Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 17 Julio, 2010


Hay que ser honesto.
Acaba de pasar el juego de estrellas y el derby de jonrones, pero este entorno tan fresco no debe permitir que los periodistas deportivos nos metamos a la caja de bateo.
Cada vez se llena más de barro la competencia del fútbol nacional y no hay forma más adecuada y urgente para limpiarla que acudir a los reglamentos, que para eso se escriben y aprueban.
¿Qué dictan los reglamentos en ese intercambio, venta o préstamo de futbolistas entre Herediano y Liberia Mía, conociendo el nexo familiar entre los propietarios de las dos instituciones?
¿Conoce la prensa deportiva al dedillo lo que dictan las leyes sobre esta relación deportiva familiar, para opinar con conocimiento de causa en los 184 programas deportivos, incluyendo Tano… qué tal, o simplemente… batea?
Ahora se actualiza el barreal con este asunto de que Liberia Mía y Barrio México deciden cambiar de ubicación.
Los pamperos se pasan a la segunda división y los del barrio se pasan a la primera. Más fácil que cambiar de calzoncillo.
No fue una compra de franquicia, como la que operó Puntarenas para comprar la de Santa Bárbara, que en el papel se nota como algo mucho más claro que esto que sucede ahora.
Parece que el club de Mario Sotela se traslada a la segunda división con su carga de deudas y demandas en su contra por la falta de pago a técnicos, seguridad social y jugadores, mientras que un nuevo club liderado por Minor Vargas, se sube a la primera división de la forma más simple que recuerda la historia.
Don Minor amarra los hilos de otra institución en la máxima categoría y su ajedrez de intereses con equipos, estadios, canchas, jugadores y proyectos comerciales, introducen al campeonato en un laberinto jurídico del que es muy urgente se den pronunciaciones de quienes entienden de esto: los abogados y no los periodistas.
Sin poner en duda la honorabilidad de nadie, no parece correcto ni conveniente, esta maraña de sucesos donde se concentran en poquísimas personas, intereses deportivos y económicos en clubes que van a empezar una competencia en la que se van a enfrentar entre sí.
Qué alguien ponga el huevo. La Federación, Unafut, Competición, el que sea y a quien corresponda, pero por favor, no dejen que este tema tan serio lo resuelvan los contertulios bateadores, que solo logran hundirnos más en el atasco.

[email protected]