Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 24 Marzo, 2010



Mientras Orlando de León manifiesta sin ninguna duda que su Herediano está jugando el mejor fútbol del campeonato, a pesar de que no mete un gol en dos partidos bajo su mando, Hernán Medford expresa que él no puede hacer milagros con solo dos meses y medio al frente de una de las nóminas más poderosas del campeonato, y cuidado si no la mejor.
¿Cómo logra Orlando el milagro de poner a jugar a sus discípulos de manera tan maravillosa en solo dos semanas de entrenamientos, según lo afirma, pero don Hernán no arranca y pierde partido tras partido en casa y afuera con un plantel cargado de estrellas y de dólares?
Como afirmaba el recordado Parmenio…
Pregúntenle a la abuela de Manuel.


En la recta final del campeonato, nos parece que Ramonense debe morir o sobrevivir con Javier Delgado, un técnico serio, honesto, responsable, bien valorado por la jerarca del club, Carmen Vargas.
Les quedan a los poetas cinco partidos (15 puntos) para rayar a la Universidad y si lo van a lograr o no lo podrán hacer, debe ser bajo la batuta del “Sheriff”, un entrenador que tuvo que enfrentar la ausencia en el equipo del goleador Alejandro Sequeira y el bajo rendimiento u otra cosa de pilares de la nómina en la etapa de Marco Octavio Cerqueira, como Rodrigo Cordero y Warren Granados, líderes, junto con Jorge Davis y José Pablo Fonseca de la alineación.
En cuanto a la Universidad, nos parece que en estas horas difíciles, su estratega Johnny Chávez deberá variar su apuesta y sacrificar tanto talento creativo en la medular, para dar paso en la formación a más hombres de ataque.
Desde que llegó Windell Gabriels al equipo, el técnico celeste se ha apuntado más a una formación con este potente ariete solitario en punta, acompañado unos metros atrás por Diego Madrigal o Víctor Gutiérrez. A estos los empujan a su vez los dos Esteban, Armijo y Ramírez, con Garro y Badilla en contención.
Habrá que sacrificar a un par de estos mediocampistas, todos talentosos, para dar paso a Bill González y a Ever Alfaro al lado de Windell, porque urgen los goles.
Ya la UCR cansa de jugar bonito, pero no meterla y con Ramonense en la nuca, habrá que variar el libreto y dar paso a las escopetas, quizá cebadas, pero escopetas al fin.
Un entrenador inteligente como Johnny, tomará nota de esto.

[email protected]