Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 28 Enero, 2010



Dejemos que las cosas se den solas.
Démosle espacio al tiempo que el tiempo es oro.
Ronald González no puede ser el director técnico de la infantil, la juvenil, la Olímpica y la Mayor al mismo tiempo. Eso no sucede en ninguna parte del mundo.
Cada cosa en su lugar.
Ya la prensa deportiva estaba haciendo loco el martes, un minuto después de que la Selección Nacional perdió decorosamente contra una Argentina que no es Argentina; la Argentina que va a ir al Mundial es otra. No es esa de San Juan.
De manera que todos quedamos contentos y satisfechos por la decorosa presentación del joven equipo costarricense, se les jugó cara a cara a los discípulos de Diego Maradona al mejor estilo del estratega “Carasucia”, que no le tiene miedo a nada ni a nadie y que nunca se llega a esconder, por más pintado que sea el enemigo, pero por favor, no precipitemos las cosas.
Vamos paso a paso; esperemos cada uno de los eventos y analicemos cómo se van desarrollando los acontecimientos.
Brasil 2014 aún está lejos, pero el ciclo olímpico para nuestro fútbol ya se nos vino encima con los Centroamericanos en Panamá.
Reflexionen que si Argentina nos mete el martes cuatro o cinco en lugar de tres, no estaríamos precipitando la escogencia de Ronald como técnico de la Mayor, de manera que lo que cabe no es la precipitación, sino el análisis y la reflexión.
Claro que todos preferimos a González que a uno de esos paquetes extranjeros que nos contratan, pero también Ronald es humano y se equivoca. Costa Rica podría derrumbarse futbolísticamente en el ciclo olímpico y entonces la percepción del estratega variaría bastante.
Dejemos las cosas como están, que empezaron bonito; sigamos con Ronald en los amistosos en Chile, Francia y Suiza y en el ciclo olímpico y después vamos acomodando el asunto.
A Ronald González no hay que quemarlo; es muy joven; es inteligente, su personalidad es atractiva pero no lo clasifiquemos tan temprano con etiquetas tan comunes como esa de “técnico del futuro”, porque decenas de porteros del futuro, defensas del futuro y delanteros del futuro se ahogaron en sus respectivos presentes.
Bien por Ronald y sus discípulos por la honrosa presentación que hicieron contra la selección de Maradona. Cumplieron con el objetivo: lograr una presentación decorosa.

[email protected]