Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 13 Octubre, 2009



Las ausencias de Cristian Gamboa y Bryan Oviedo me resultan catastróficas, ojalá no sea así.
No dudamos de la capacidad futbolera de Ricardo Blanco y Pedro Leal; como lo expresa su técnico, Ronald González, por algo están ahí. Incluso, al chuchequero Leal le hemos seguido la pista y en un par de oportunidades, ha integrado nuestro equipo ideal de la semana. Del morado Blanco, conocemos menos; sí sabemos que fue ascendido al primer equipo junto con David Guzmán, Josué Martínez y el mismo Oviedo.
Si bien, no hay indispensables, ni insustituibles, en muchas oportunidades esta no deja de ser una frase cajonera y después de analizar los cinco partidos de Costa Rica en Egipto, no hay más remedio que reconocer que el aporte por los carriles del liberiano Gamboa y el saprissista Oviedo, ha sido fundamental para el éxito del equipo y presumo que nos van a hacer mucha falta este mediodía.
Con el respeto que nos merece la calidad de futbolistas que son, Blanco y Leal, ha sido tan impresionante el fútbol de Cristian y Bryan que se debería comprender que Costa Rica, sin este par de unidades, entra perdiendo.
En todo caso no es hora de notas negativas; el fútbol costarricense se ha envuelto en una extensa manta de optimismo, gracias al desempeño extraordinario de los juveniles, que sirvió de acicate para que los mayores se lavaran la cara en un partido de revitalización de fuerzas ante los flojos trinitenses.
El fútbol nacional vivió un día perfecto el pasado sábado, ahora, el calendario se rompe y serán martes y miércoles los días de examen, mucho más cómodo el de los juveniles, sin nada que perder dado el historial de su rival, tremendamente difícil y complicado para los mayores, con su cierre en Washington.
Contra Brasil hay tres opciones iniciales, que suponemos Ronald González las presentó en el vestuario.
Primera: vamos a ganar muchachos; estamos a 180 minutos de ser campeones del mundo; esto no se presenta todos los días.
Segunda: concentración; mucha concentración; jueguen juntos, sincronizados; cierren espacios; cuidado con los errores. Ya Brasil empató un partido; Alemania los tuvo al borde del K.O., no son invencibles. “Pulsiemos” los penales.
Tercera: que no nos goleen; lo demás es ganancia.

[email protected]