Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 20 Septiembre, 2007

NOTA TANO

¿Por qué Alexandre Guimaraes no llevó al Mundial en Alemania a dos de los jugadores más talentosos del fútbol nacional, Alonso Solís y Bryan Ruiz?
Para esa interrogante, nunca hubo respuesta.
Los entrenadores son “camoteros” y argolleros; la historia del fútbol está repleta de casos en que los mejores jugadores de un país se han quedado por fuera de las grandes convocatorias y asisten a estas verdaderos paquetes afines al técnico de turno. ¿Recuerdan con Bora?
Hoy la polémica se desarrolla en España, desde que el técnico de la furia roja, Luis Aragonés, decidió meter en el archivo al capitán del Real Madrid, Raúl González, una leyenda del balompié ibérico.
Roberto Morales, analista de EFE, comenta la situación así: “el inicio de temporada goleador de Raúl con el Madrid, revive el debate sobre sus ausencias de la selección española, un año después de perder la confianza del seleccionador, Aragonés.
Raúl sigue engrandeciendo su leyenda a base de números y récords. No faltó a la cita con el gol en el estreno en Liga de Campeones ante el Werder Bremen. El capitán madridista suma 59 goles y está a tan solo tres de convertirse en el máximo goleador de todas las competiciones europeas. Ya lo es de Liga de Campeones.
La llegada de Bernd Schuster al banquillo del Real Madrid concedió a Raúl la estabilidad que deseaba. En la recta final de la pasada temporada, cansado de un desgaste sin premio jugando en las dos bandas del centro del campo, llevó al capitán a pedir en público jugar como segundo delantero. Su posición natural.
Los deseos del 7 blanco se han cumplido y desde la pretemporada se ganó con su trabajo en los entrenamientos el cartel de indiscutible. “Conmigo no habrá debate Raúl”, zanjó con rotundidad Schuster tras la sonora derrota en la Supercopa ante el Sevilla.
El tiempo le ha dado la razón. Raúl ha respondido a ritmo de gol y ha protagonizado el mejor arranque de sus últimos años.
Ahora, a su ritual de besarse el anillo al marcar un gol le añadió su gesto de los dos pulgares de sus manos señalando su dorsal. Un acto de reivindicación tras el ‘divorcio’ con Luis Aragonés consumado en la noche del 6 de setiembre, tras la debacle de España, en Belfast, ante Irlanda del Norte.
Nunca ha vuelto a contar para Aragonés, que siempre pone un muro al ser preguntado por el jugador español con los mejores registros de la historia.
Su partido ante el Bremen levantó elogios entre los mejores futbolistas del continente, que admiran la capacidad de superación de un jugador que ha ganado 5 Ligas, 3 Copas de Europa, 3 Supercopas de España, 2 Intercontinentales y 1 Supercopa de Europa.
En el fondo, siempre está su amor por la selección española y sus ganas de volver. Tiene en mente la Eurocopa. Sus actuaciones reavivan el debate y aumentan la presión de Luis Aragonés”.

[email protected]