Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 06 julio, 2016


Cleveland (EE.UU.) Se suponía, repito, se suponía, que España tenía que ganar el Grupo D de la Eurocopa y Portugal el Grupo F, pero la cosa no fue así.
A los campeones defensores, ya eliminados por Italia y de regreso a casa con la cabeza de Vicente del Bosque como precio, se les ocurrió perder con Croacia y dejarle el primer lugar al equipo de los cuadritos rojos, lo que provocó un incendio en la llave de juegos.
Portugal, por su parte, se clasificó a octavos de final como uno de los “mejores” terceros, sin ganar un solo juego en su grupo, con tres empates ante Hungría, la revelación Islandia y Austria.
La llave fue ingrata con España y benevolente con Portugal; así, los lusitanos derrotaron a Croacia y Polonia y se instalaron en la semifinal que van a jugar hoy frente a Gales, otra de las sensaciones en el Viejo Continente.
Después de deshacerse de Irlanda del Norte, un rival accesible, los “cuates” de Gareth Bale despedazaron a una de las favoritas a dejarse la Euro, el seleccionado de Bélgica, que vio pasar frente a sus narices un huracán.
Entonces, Portugal y Gales se verán las caras en un escenario que supuestamente estaba reservado para el duelo entre España y Bélgica u otro plato fuerte por ahí, mientras Francia y Alemania se topaban en el otro sector.
Recordar que Portugal fue el primero en obtener el boleto a semifinales tras una buena ejecución de penales contra Polonia, abierta por Cristiano Ronaldo, quien minutos después celebró la clasificación de su equipo con su característico grito: “¡Siuuuuuuuh!”.
Los lusitanos, que fracasaron rotundamente en el Mundial de Brasil, disputarán su cuarta semifinal en las últimas cinco ediciones de la Euro.
En tanto, la Gales de Gareth Bale también se ilusiona con pelear la final, por el gran fútbol que mostró el equipo para despachar a Bélgica.
Gales se clasificó entre los cuatro mejores seleccionados del Viejo Continente y sienta un precedente, ya que es la primera vez en su historia que logra llegar a tales instancias en un torneo de este calibre. Su hazaña anterior fueron los cuartos de final de la Copa del Mundo Suecia 1958.
Cristiano y Bale; compañeros de ofensiva en el Real Madrid, hoy rivales en el terreno de juego. Solo uno de ellos cantará victoria; al que sucumba, por lo menos le esperan unas cortas vacaciones anticipadas.