Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 5 Julio, 2016

Separando los lanzamientos desde el punto de penal, Alemania fue un justo vencedor en su partido contra Italia.
El juego de cuartos de final fue poco agradecido con el espectáculo en mucho porque los germanos le tuvieron pavor a la historia, que registraba cero triunfos ante su rival en ocho competencias oficiales, mientras que los italianos le guardaron demasiado respeto a la escuadra teutona.
Por eso fue que Alemania atacó con reservas e Italia soportó con paciencia; dando a entender que jugarse el pasaporte a la semifinal en los penales estaba en el libreto. Pesaron mucho a lo interno de la “azzurra” las ausencias de dos pilares de su formación titular: Danielle De Rossi y Antonio Candreva, equilibrio y creación en la cintura del equipo.
En la otra acera, Joachin Low sentaba a su arquitecto Julian Draxler, para dar paso en defensa a Benedikt Howedes, que incrustado entre Boateng y Hummels tuvo la misión de cortar el fútbol aéreo de los italianos.
Alemania fue el que propuso, el que buscó el gol, el que jugó a ganar, pero topó con una de las retaguardias más firmes y coordinadas del fútbol profesional, estructurada sobre el cuarteto juventino: Buffon, Barzagli, Bonucci y Chiellini.
El legendario arquero azul pasó pocos problemas, mientras sus compañeros jugaban al error del rival, a la espera del zarpazo, cuando montan un contraataque y liquidan. En esta ocasión no se les dio porque su medular no estuvo nada fina. Stéfano Sturaro no cumplió el rol de De Rossi y la “azzurra” perdió las segundas bolas, Alemania recuperó el balón con suma facilidad, apretó, atacó y mereció el triunfo, aunque haya llegado por otro sendero.
En el último duelo de cuartos de final, Francia apagó de tajo la fiesta de un país pequeño que como Islandia, se volvió loco de fervor hacia su seleccionado y lo hincó con una goleada 5-2 que puso las cosas en su lugar.
Los dos goles vikingos le dieron maquillaje a la derrota, que se presumía catastrófica tras el 4-0 con que terminó la primera parte. Numéricamente, Islandia venció a Francia en el segundo tiempo 2-1, detalle que transmitirá alegría a los miles de islandeses que apoyaron con pasión al seleccionado revelación de la Euro.
Francia presentó su mejor versión y pone en alerta roja a Alemania, para el choque semifinal del próximo jueves.