Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 30 Marzo, 2016

Escribo pocas horas antes del juego entre Costa Rica y Jamaica; comentamos después de terminado el partido en Kingston que a la Selección Nacional se le iba a complicar mucho más ese encuentro, si los anfitriones anotaban temprano. El mismo Óscar Ramírez lo había manifestado.
Pues bien, al minuto 15, Jamaica abrió el marcador y desde luego que se les complicó el juego a los costarricenses. Por dicha se pudo empatar. Para anoche, el deseo del Machillo se puede decir que estaba al revés no en el sentido exacto del término. El técnico de Costa Rica anhelaba un gol madrugador a favor de los nuestros, que lógicamente alivianaría la carga del juego frente a un rival que tiene lo suyo y que no es un pastel.
Al leer esta Nota ya ustedes saben si la Selección Nacional anotó temprano, tarde o nunca y el resultado final del partido, un juego que se presentaba favorable a los deseos de victoria de la Tricolor por los mismos factores de siempre: entorno, cancha, público y porque futbolísticamente y este es el punto clave, hoy Costa Rica es mejor equipo que Jamaica.
Volver a repetir las cualidades individuales de nuestros legionarios no tiene sentido: el mundo las conoció, apreció y valoró en Brasil 14 y dos años después, esa base de futbolistas que terminó invicta y de primero en el grupo de la muerte en el que se hospedaron tres selecciones campeonas del mundo como Italia, Uruguay e Inglaterra, luce más consolidada, porque individualmente cada jugador se luce en ligas distinguidas del orbe.
Como se proyecta numéricamente tanto la cuadrangular como la hexagonal eliminatoria hacia Rusia 18, todo hace presumir que selecciones como México y Costa Rica no pasarán mayores problemas para clasificar a la próxima cita mundialista, dado que el nivel del fútbol de la mayoría de las selecciones de la zona ha bajado en lugar de ascendido.
En el Caribe todo sigue igual; hoy es Trinidad y Tobago el trapito de dominguear; en el norte Estados Unidos y Canadá visten sus peores trajes y en Centroamérica, el “coco” Honduras no asusta y está a filo de cementerio; El Salvador ni fu ni fa y aparentemente Guatemala anuncia leve mejora.
La ruta a Moscú luce a ocho carriles, sin huecos y bien pavimentada; confiamos en que el primer trayecto que era clasificar a la cuadrangular se haya completado anoche.