Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 08 febrero, 2016


Solo quedan dos equipos invictos en el Verano y no son precisamente los grandes: Pérez Zeledón y la Universidad de Costa Rica aunque por rutas distintas.
Los discípulos de Mauricio Wright suman cuatro victorias; los de Guilherme Farinha dos; los guerreros solo han empatado un juego; los celestes tres.
¡Qué interesante la transformación de los guerreros del sur!
Rostros nuevos en la nómina, pero sobre todo, nueva mentalidad; la mente es poderosísima y bien trabajada da mejores resultados que cien entrenamientos en fila.
Desde luego que a Wright la dirigencia generaleña le dio un equipo distinto; de la nómina hundida en el descenso en el Invierno sobrevivieron en la formación estelar muy pocas figuras: Roy Myrie, Jorge Davis, Luis Steward Pérez, Anllel Porras y punto.
Pero estos cuatro jugadores, que se presentaban cada jornada a luchar sin éxito por salir del último lugar, de pronto acuden al primer entrenamiento del Verano y se topan con un equipo nuevo; con un portero como Darryl Parker; con defensas como Edder Nelson, Cristian Rivas y Bryan Espinoza; con mediocampistas como Eduardo Valverde, Juan Diego Monge quien volvió a casa, Erick Marín y César Elizondo y con atacantes nuevos, entre ellos uno de los goleadores del invierno: Erick Scott.
Crece la motivación y se fortalece la mente y Pérez Zeledón empieza a ganar, a convencer y derrota al Saprissa en Tibás para treparse a la cima de la clasificación. Me imagino que es muy distinto entrenar para no descender, que practicar para poder campeonizar.
Curioso también el tránsito de Mauricio Wright, dado que la dirigencia de Pérez Zeledón lo firma después de que el timonel no pudo terminar su trabajo en tres clubes: Herediano, Cartaginés y Municipal de Guatemala. No todos los técnicos pueden darse este lujo de Wright que por lo que parece: a la cuarta va la vencida.
Y en el caso de la Academia, de nuevo el lusitano Farinha, con el buzo arriba del ombligo para en el terreno de juego a una formación briosa, ordenada en lo táctico y que sabe a lo que juega. Igual que lo hizo con Carmelita.
Don Guilherme ha demostrado que tiene una correcta lectura de los partidos y si repasamos la estadística, comprobaremos que es uno de los entrenadores que más puntos recupera con el marcador en contra, lo que prueba que sus variantes son acertadas. Los dos equipos invictos del Verano, están en muy buenas manos.