Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 16 Junio, 2015

Montreal.
Sin duda que el par de empates logrados por la Selección Femenina en el Mundial de Canadá, han sido resultados muy satisfactorios e incluso sorpresivos, pero por cosas de la matemática, siempre tan seria y desconsiderada, la clasificación de la Tricolor a la segunda fase casi que depende exclusivamente de un buen resultado contra Brasil, en el juego de este miércoles en Moncton, que cierra el grupo.


Si Costa Rica derrota a las brasileñas, desde luego que se clasifica como segunda del grupo, pero un empate o la derrota, probablemente la deje fuera del Mundial, porque los terceros lugares en cuatro de los otros cinco grupos están muy disputados y la mayoría de las selecciones allí ubicadas suman más puntaje que las nuestras.
Para empezar y en el propio grupo E donde juegan las ticas, conviene que España y Corea del Sur empaten su partido, porque si sale un vencedor va a sobrepasar a las nuestras aunque le empatemos a Brasil. Si Costa Rica derrota a Brasil clasifica de segunda; si empata y empatan también Corea y España, la Tricolor se clasifica de segunda y esta es una de las grandes opciones que tienen las costarricenses.
Mirando de reojo los otros grupos vemos que en el A, Canadá suma 4 puntos, China y Holanda 3; en el B, Alemania y Noruega suman 4 puntos, Tailandia 3; en el C, Japón campeón del mundo suma 6 puntos, Suiza y Camerún 3 y en el F, Colombia suma 4 puntos, Inglaterra y Francia 3. Todos los seleccionados citados tienen más puntos que Costa Rica, lo que complicaría mucho la clasificación como uno de los cuatro mejores terceros lugares. Hay más chance es en el grupo D, donde Estados Unidos suma 4 puntos, Australia 3 y Suecia 2, los mismos que Costa Rica.
Repetimos, la salvada sería sacarle un empate a Brasil, que tampoco está lejos del alcance de las pupilas de Amelia Valverde y que empaten España y Corea del Sur. Eso da a las costarricenses el segundo lugar y el pasaporte a la segunda ronda. Vimos el juego entre Brasil y España y las suramericanas no fueron la gran cosa; incluso la furia roja las tuvo contra las cuerdas y pudo empatarles el juego en el cierre. Quizá en Moncton, Costa Rica vuelva a sonar las alarmas porque tiene equipo para parársele a Brasil y jugarle de tú a tú como lo hizo frente a ibéricas y asiáticas, estas últimas que terminaron pidiendo tiempo tras la avalancha de las tricolores.

[email protected]