Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 24 Abril, 2015

Los grandes se van acomodando en la parte de arriba y todo pinta a que solo se les meterá un intruso en sus territorios.
Las cosas pasan y cuando se presagian tormentas, retorna el manantial.
Un Alajuelense que viene dando saltos para atrás y adelante, viaja a Limón y gana caminando; un Herediano que está contra la pared y urge de puntos para ponerse al día en la tabla, tenía dos perdidos con Uruguay, pero acude Josimar Arias en su auxilio y mete un golazo en tiempo de reposición que deja las cosas en su lugar. Y el intruso, sí, el Santos, que necesitaba dos puntos para clasificarse, va perdiendo 0-2 con Cartaginés, pero le da vuelta a la tortilla y vence 3-2.
Finalmente Pérez Zeledón, que tenía muchas opciones de convertirse en el segundo intruso y “jalarse una torta” arriba, vuelve a caer, esta vez con Belén y deja a manudos y florenses más que tranquilos.
¿Cómo estaría la clasificación hoy, si Uruguay le sostiene el empate a Herediano; si la Liga no gana en el Juan Gobán; si Cartaginés mantiene el marcador favorable ante Santos y si Pérez Zeledón derrota Belén?
Solo el Saprissa estaría clasificado y los demás encendiendo velitas en el cierre del Verano.
Pero, en fin... si la chancha no se hubiera muerto…
Comentamos de estos temas porque es excitante romper la rutina y las distracciones que sufrieron Alajuelense y Herediano en la Liga de Campeones abría compuertas para que no solo el Santos se aprovechara de las irregularidades de dos de los grandes para “robarles” la espalda.
Es más, ya eliminados de la Concachampions, la Liga y el Team regresaron a casa y mordieron el polvo en otros partidos, dejando puntos regados en diferentes escenarios y frente a rivales en el papel accesibles. De esto no se aprovecharon los demás.
El Cartaginés, el grande que le dejó la habitación al Santos se sumergió en una crisis futbolística y económica que lo sigue golpeando.
Daniel Casas, técnico vencedor por casta y sangre, igual se derrumbó cuando sus guerreros archivaron las flechas y dejaron ir puntos vitales incluso en su propio territorio.
Al Uruguay de Coronado no podemos criticarlo porque hizo más de la cuenta; su salto de disputar el descenso a pelear un puesto entre los cuatro clasificados fue con garrocha, digno de alabanza y no de cuestionamiento.
De los eventuales candidatos a la fiesta de la segunda fase, el que más defraudó fue Pérez Zeledón porque los números le alcanzaban para meterle un susto tanto a Herediano como al León, pero dejó mansamente que estos se consolidaran y lo sobrepasaran en la tabla. Esta última derrota con Belén fue lapidaria y entonces los guerreros del sur verán las semifinales por la televisión.
Perfectamente se pudieron clasificar Saprissa, Santos, Pérez Zeledón y Herediano o la Liga. Las proyecciones, un día después de que Impact y América eliminaron a los nuestros lo marcaban.
Sin embargo, a duras penas el Team se rehizo, la Liga se rearmó en el mismo momento en que Pérez Zeledón, Uruguay y Cartaginés se desinflaron y la rutina volvió a retornar con todos sus “encantos”.

[email protected]