Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 30 Marzo, 2015

AS Puma perdió ayer un juego determinante, de esos que no se pueden perder. Cayó en su patio con Uruguay de Coronado, un rival directo en zona de descenso y este traspié, combinado con los triunfos de Belén y Limón, hicieron de la jornada 15 un desastre aritmético para los generaleños.
Para evitar el descenso a la segunda división, los equipos involucrados no pueden permitirse ciertos lujos, el principal, no caer en casa con rivales en la misma situación. Si bien es cierto, los isidreños hace rato que buscan salir de las llamas y ahora están incluso en puestos de clasificación, es uno de los rivales a los que AS Puma debía derrotar en su patio. No es que con otros se puede perder y con estos no, pero con esta derrota, repasamos la clasificación y vemos a los lecheros en fuga con nueve puntos más que los benjamines de la categoría, suma respetable y que será muy complicada de revertir.
Con este triunfo dorado de los pupilos de Martín Cardetti, parece que los isidreños se alejan definitivamente de zona de descenso, que ahora pasa a ser cosa de tres. Cuando arrancó el Invierno, este tema también era asunto de tres: Uruguay, Limón y AS Puma, pero de pronto cambió el entorno y fue Belén el que sustituyó con “todos los honores” a los coronadeños, tras entrar en picada en el momento que Uruguay se subía al ascensor con botones hacia arriba.
Uruguay se fuga; AS Puma se estanca en mucho por el resultado de ayer. Además, Belén se “jala” un partidazo contra Saprissa, la magia de Bryan López, Keven Alemán y Ricardo Blanco le da un golpe en el cachete a Jeaustin Campos que les puso la reserva a los belemitas.
Gerardo “Puro” Ureña le responde con táctica y buen fútbol a su antiguo equipo y viejo amor y el Monstruo ve como se acorta su aún cómoda ventaja en la cima.
Limón respira; un equipo de altibajos que a la distancia y sin ninguna prueba, parece moverse a ritmo de estímulos pasajeros. Con “harina” jugamos y sin billete nos desmotivamos. Muy a lo hondureño, ganan cuando les da la gana y pierden cuando les da la gana. Depende del estado de ánimo en el momento.
Los del Atlántico sacaron la cabeza del sótano y dejaron sin ver la luz del sol a los felinos. No lo duden; la derrota de ayer de los discípulos de Marvin Solano puede derivar en siniestro, porque Uruguay como que “jaló p'arriba”, Belén se va a relanzar tras su hazaña en Tibás y si la billetera funciona en el Atlántico, todo se le va a complicar al benjamín.
Insisto: ayer tenía que ganar.