Enviar
Miércoles 4 Marzo, 2015

Washington. Al minuto siguiente de que su equipo goleó 5-2 al D.C. United, Óscar Ramírez lanzó un discurso de que para el juego de vuelta que se juega esta noche aquí, en la helada ciudad donde habita uno de los más fieles seguidores de los Medias Blancas de Chicago, don Barack Obama, el Alajuelense usará como arma para sostener la amplia ventaja, el ataque.
No le creemos al Macho.
Sus antecedentes apuntan a todo lo contrario.
Estamos seguros de que la Liga no meterá el bus en el áspero césped del estadio que lleva el nombre del “hermanillo” de John Fitzgerald Kennedy, don Roberto, pero nos parece que aguantar un poco para ver qué presenta el lastimado rival vale la pena. Este es un partido ideal para buscar un 0-0 y el técnico manudo es experto en hallarlo.
Alajuelense puede perder 2-0 y clasifica; en Washington hace un frío del carajo y el gasto del partido de vuelta les toca a los anfitriones; la temperatura no es propicia para esfuerzos que excedan al límite, de manera que formar una fuerte retaguardia, quizá con tres centrales, parar un par de medios de marca y buscar con Johan Venegas y Armando Alonso montar contraataques letales que pueda aprovechar Jonathan McDonald no es mala idea.
Nos parece que si Óscar Ramírez subió al avión a José Andrés Salvatierra es por algo y si le dio minutos a Elías Palma en el juego de ida igual lleva un propósito: contar con mayores combinaciones en zona de retaguardia. Muy probablemente la Liga deje de lado su línea de cuatro que ha utilizado en sus últimos compromisos en el Verano, debido en mucho a la sanción a su lateral Kevin Sancho que obligó a abrir a Kenner Gutiérrez a ese sector, pero ahora, el mismo Kenner o Salvatierra pueden jugar el carril, en el otro sector Leonel Peralta o Ariel Soto que también anda por aquí y meter tres centrales: Palma, Acosta y López.
Allegados al club erizo cuentan que el ahora exmanudo Juan Gabriel Guzmán iba a ser titular en Washington al lado de Ariel Rodríguez, pero el plan se le cayó al Machillo, que seguramente recurra al novato Matarrita para llenar ese espacio y jugar con solo un delantero. Si la Liga agrega un hombre atrás para sostener, se sacrificará un atacante, seguramente Ortiz. La lógica dicta sostener y no atacar, veremos esta noche la ruta que decidió Ramírez.
Nuestro agradecimiento a Cristian Sandoval, Marvin Centeno y compañeros de Radio Columbia por las atenciones que han tenido con nosotros acá en Washington.

[email protected]