Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Martes 27 Enero, 2015

Un café en San Pedro.
-¿Y cómo te ha ido?
-Bien, un poco preocupada porque no palpo una buena relación con el Ejecutivo y presiento un futuro incierto.
¿Siempre saprissista?
-Sí, claro, aunque vieras que desde que se jugó el Mundial femenino en nuestro país le he puesto bastante atención a esta disciplina.
¿Y qué puede suceder cuando finaliza tu periodo?
-Llegado el momento probablemente vendrán preocupaciones, pues debo volver a mi puesto anterior y recibiría menos ingresos.
-¿Y no has pensado en ocupar otras funciones, incluso algún cargo diplomático fuera del país?
-Tengo tantísimos años en mi puesto que no se me ocurre pensar en ocupar otras funciones. En todo caso te agradezco la sugerencia.
-¿Otro cafecito?
-Sí, gracias.
-¿Qué te pareció la salida de Pinto como técnico de la Sele?
-La sentí frustrante, después del éxito de Costa Rica en el Mundial no merecíamos esa salida; ese final de rencillas y acusaciones. Esa página tan brillante del deporte nacional debió tener una conclusión más feliz.
-Retomando el tema, se me ocurre que serías una digna representante del país en tantas sedes diplomáticas que hoy se encuentran vacantes.
-Me estás picando la curiosidad; como te repito, tantos años de ocupar las mismas funciones te encierran mentalmente en las paredes de la oficina y los estrados judiciales.
Podría darse el caso de que analice esa ocurrencia tuya en un futuro cercano, en procura de equiparar mi salario con el que devengaría de un nuevo cargo. Sería algo lógico y normal, pero sinceramente no me veo vestida con otro uniforme.
-¿Pero viste que Jorge Luis Pinto sí se cambió de uniforme?
-Sí, sí, y duele mucho perder a uno de los mejores entrenadores de fútbol del mundo y más que se vaya a trabajar a otro país centroamericano. Habrá mucho morbo en la siguiente eliminatoria.
-Perdoná la imprudencia, pero ¿cuánto ganás en este momento?
-Cerca de ¢7 millones por mes.
-¿Y cuánto recibirías si tenés que regresar a tus funciones anteriores?
-Unos ¢5 millones menos.
-Puñeta. De verdad que deberías pensar en trabajar en una asesoría o en otras funciones, acordes con tu capacidad y excelencia. Ahí te dejo algunas inquietudes.
¿Nos vamos?
-Sí, gracias por el cafecito, ya veremos cómo se presentan los acontecimientos.

[email protected]