Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 12 Enero, 2015

Cuando la FIFA escogió a Leo Messi en lugar de Xavi como Balón de Oro, la prensa española publicó este comentario:
“Para empezar, un titular aplastante: el Balón de Oro es una mentira. Lo que queda para discutir es si se trata de una mentira grande, pequeña, mediana, trivial o importante. Pero sí: el Balón de Oro es una mentira. Como casi todas las cuestiones en los que el principal ingrediente sea la subjetividad humana. Y más en esto del fútbol. Un deporte en el que tipos como Messi o Cristiano brillan porque existen jugadores como Iniesta o Xavi, hombres que les dan balones de oro. De los de verdad. En forma de pases de gol que suponen títulos, aunque esas asistencias no salgan en los resúmenes de cada jornada. Por eso el Balón de Oro es una mentira.
Me explico: en estas votaciones intervienen capitanes y seleccionadores de todo el planeta. También periodistas que, elegidos por France Football, deciden también con su voto el destino de estos premios. Un marasmo gigantesco que hace ingobernable la decisión si no media lo trivial sobre lo esencial.
¿Realmente se creen que el capitán de Tonga (votó a Dani Alves) o el entrenador de Burundi (votó a Benzemá) se han visto todos los partidos del Barça o del Real Madrid y que eligieron en consecuencia? Pues no. Y como ellos dos, muchos otros que seguramente solo tengan acceso a los resúmenes de la televisión.
Es como si los Oscars o los Goya se decidieran con una parte importante de jurado viendo solo los trailers de las películas. Pues eso una mentira.
Messi le ganó a Iniesta y a Xavi.
¿Por qué? Porque sus goles sí que aparecieron en los resúmenes del equipo culé y los de Xavi o Iniesta, simplemente por pura estadística, no. Criterio mediático. Criterio injusto.
Pero si estas son las reglas, debemos aceptarlas. Porque el Balón de Oro será una mentira, pero al menos ha evolucionado con respecto al cachondeo de otros años (lo de Sammer u Owen es de pura broma) hasta convertirse en un termómetro más o menos acertado de cuáles son las verdaderas estrellas del fútbol mundial.
Seguimos sin comprender cómo todavía no hemos visto a los motores del mejor equipo de la historia (Xavi e Iniesta) sin recibir este galardón. Porque lo suyo es dar la bola y hacer grandes a los grandes para que ganen premios que, aunque sean, en parte, de mentira, no serían posible sin ellos sobre el césped”.

[email protected]