Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 20 Diciembre, 2014

Termina el campeonato con el juego de vuelta entre Herediano y Saprissa.
¡Felicitaciones al campeón!
Proyectemos algunos puntos para el Verano 2015.


La Unafut debe eliminar de tajo que los equipos llamados pequeños jueguen en el estadio de los llamados grandes, por razones económicas que terminan por favorecer a los más poderosos.
Que nunca más Alajuelense, Saprissa, Herediano y Cartaginés sean visita en su propio estadio en ninguna fase del torneo. Los tres puntos en disputa valen exactamente lo mismo en la primera vuelta que al final de la segunda.
Nos parece que el Estadio Nacional sigue siendo una cancha alterna y más neutral, que jugar por dinero en la casa del lobo, los clubes caperucita.
Carmelita, por ejemplo, puede usar el Morera Soto en sus partidos, menos cuando enfrente a la Liga, siendo local.
Otro punto vital que debe reglamentarse y cambiar, es lo de la ventaja deportiva. Esta regla de favorecer a los mejores clasificados de la tabla dándoles la localía en los cierres, pero además, permitir que se clasifiquen en caso de empate, salvo en la final, atenta contra el espectáculo y la calidad de nuestro fútbol.
Nos parece correcto que los equipos que quedan de primero y segundo cierren en su patio, pero en lugar de darles la ventaja deportiva, se podría aplicar el reglamento de la Champions, en el sentido de que el gol de visita valga doble y defina los empates. Promoviendo el fútbol ofensivo y premiando al equipo que va a ir a buscar las anotaciones en casa y de visita, se va a mejorar el espectáculo y se termina definitivamente con la tacañería de algunos técnicos que se aferran a la ventaja deportiva para asegurar las coronas.
Otra variante vital es más de fondo, pero casi imposible de reglamentar en nuestro campeonato por el ciego fanatismo de los dirigentes.
¡Debería coronarse un solo campeón por año!
Siempre se jugarían los dos torneos: verano e invierno, con el mismo sistema de ahora, sale un ganador de cada competencia y luego van a una final, que, como lo propuso cien veces la anterior Unafut, jugarían dos partidos en el Estadio Nacional (mínimo se aseguran entre ¢375 millones y ¢400 millones), quedándose el campeón con el premio gordo, el subcampeón con un poco menos que el gordo y el resto se reparte entre los otros diez equipos, con tajadas de acuerdo con su posición en la clasificación final del campeonato.
Son tres variantes radicales para mejorar la calidad y la justicia de nuestro campeonato.

[email protected]