Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 12 diciembre, 2014


¿Qué les parece si les comento que la final del campeonato puede definirla el punto G?

¿Jugarán Saprissa y Herediano una final erótica?
¿Y, qué tiene que ver sexo con fútbol?
Por favor; no piensen mal ni malinterpreten.
Hablo de Guzmán, Golobio, Granados y Gómez.
Los futbolistas del mediocampo que pueden decidir el título; los mediocampistas que en pocas ocasiones acaparan portadas; los futbolistas que cumplen tareas tácticas fundamentales para los directores técnicos, los que le dan el equilibrio al esqueleto de la formación y la mayoría de las ocasiones pasan inadvertidos.
Cuesta que los periodistas deportivos escojamos como mejor jugador de un partido, a un mediocampista de marca o recuperador.
Normalmente los elogios son para el goleador, para el portero; igual los generadores de ataque reciben reconocimientos.
Y hablando de colegas, uno de ellos le pregunto a Fabrizzio Ronchetti, quien fuera goleador de Pérez Zeledón y anda en procura de nuevo contrato con este club o con otro, “si consideraba oportuno aprovechar su momento”.
Supongo que el periodista esperaba una respuesta negativa del ariete. Que le respondiera, por ejemplo: “No, jamás, yo no quiero ni deseo aprovechar mi buen momento”.
Retornando al publicitado punto G del que tanto se ha escrito, estamos en puertas de un enfrentamiento entre el tractor Óscar Esteban Granados, un devorador de zacate en línea recta espectacular, tipo Javier Zannetti, que va a pegar con el más táctico y equilibrado de los cuatro y el que tiene mejor remate, David Guzmán.
También, quien suma mejores cualidades de liderazgo y mayor movilidad en el terreno de juego, Gabriel “Gavilán” Gómez (qué dichoso, suma tres puntos G y eso que los varones no tienen), va a vérselas en cintura con uno de los mejores futbolistas del momento, un joven que se encargó de hacer menos dramática la partida de Yeltsin Tejeda y que pasó de la titularidad en el Saprissa a la estelaridad en la Selección Nacional como meteoro: Juan Bustos Golobio.
Como ven, no comentamos de Carvajal o Cambronero, ni de los capitanes Salazar y Machado, ni de los goleadores Ruiz o Rodríguez y tampoco de los técnicos Jeaustin Campos y Jafeth Soto.
Nada que ver: el título se puede definir por el trabajo de los hombres G, esos que marcan, despojan, poseen, atacan y filtran: los equilibristas de las dos formaciones.
Por cierto: ¿habrá algún varón que me explique con conocimiento de causa y sin batear que es el punto G?

[email protected]