Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


Nota de Tano

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 19 septiembre, 2014


Un minuto después de derrotar a AS Puma Generaleña 0-1, jugando como “visita” en el Fello Meza, el técnico del Cartaginés Mauricio Wright, manifestó que es responsabilidad de la prensa deportiva, cargar de presión a sus futbolistas al señalar a su equipo como firme candidato al título por la firma de Cristian Bolaños.
Palabras más, palabras menos, el estratega brumoso no considera que el fichaje bomba de su club sea motivo suficiente para afirmar que el cuadro de la Vieja Metrópoli tiene que ser el monarca. Estamos de acuerdo con Wright. El problema para el entrenador es que, quien dijo que Cartaginés estaba obligado a ser campeón nacional y que otra posición sería un fracaso gracias a la firma de Cristian, fue el presidente del club, Daniel Vargas, quien lo pregonó a los cuatro vientos en los medios de comunicación. De manera que la presión a sus futbolistas viene directamente del patrón, del que paga la música y manda en el baile y no de la prensa deportiva.
Comparto con Mauricio que en una disciplina colectiva como el fútbol, no basta el aporte de un solo jugador para darle vuelta a la tortilla por más cualidades que tenga.
Las comparaciones son odiosas, pero valga la redundancia, si comparamos el fútbol de Randall “Chiqui” Brenes con el de Cristian Bolaños, no vamos a encontrar diferencias abismales.
Puede que Bolaños sea mejor futbolista que Brenes pero jamás en un porcentaje que asegure que la partida de uno y el ingreso del otro, es suficiente para darle al equipo un gallardete. Fue muchísimo lo que “Chiqui” Brenes le dio al Cartaginés; Bolaños apenas va a empezar la ruta. No es bueno echarle al equipo encima apenas en el arranque. Wright lo evidencia y lo entiende así; los fanáticos del equipo y por lo dicho, su jerarca, confían y hasta aseguran que basta la presencia de Bolaños uniformado de azul y blanco para que el ansiado título esté a la vuelta de la esquina.
Cartaginés tiene todo para ser campeón; nómina amplia y poderosa para nuestro entorno y un técnico con hambre de campeón. Cristian Bolaños es una simple pieza que refuerza la planilla, apenas para tapar la ausencia de “Chiqui” y tratar de aportar un poquito más.
Este domingo juegan Cartaginés y Saprissa, actual y viejo equipo del mundialista; partido de morbo precisamente por la presencia de Cristian que puede ser titular o variante. Habrá un lleno a reventar en el Fello Meza.
Nada de esto tiene que ver con la corona.

[email protected]